EL ECONOMISTA

Oaxaca.- El turismo ha sido uno de los sectores más golpeados por la contingencia sanitaria global; el cierre de fronteras y el bajo tránsito de personas mantienen la llegada de turistas extranjeros en niveles mínimos.

Durante agosto del 2020 entraron a México solamente 535,640 extranjeros con fines de turismo, recreación, trabajo o visitas familiares; esto implicó un modesto avance de 0.9% en relación con el mes previo, que arribaron 530,960 turistas al territorio mexicano, de acuerdo con cifras de las Encuestas de Viajeros Internacionales del Inegi.

Esta situación implica no sólo niveles todavía lejanos de turismo internacional a los que se registraban previo a la pandemia; también reflejan una recuperación significativamente más lenta que en otros sectores económicos.

Durante mayo se tocaron niveles mínimos históricos en los flujos de extranjeros que entran al país con fines de turismo; incluso también se recortaron drásticamente las entradas de turistas fronterizos (los que entran pero permanecen varados en las franjas fronterizas nacionales). Y aunque se ha observado un avance, el ritmo de crecimiento de las llegadas al país continúa bajo en relación con otros sectores que han logrado recuperarse durante el inicio de este tercer trimestre del año.

En la comparación anual, el total de turistas extranjeros que arribaron en agosto a Mexico cayó 69.4% por ciento. El mismo mes del año pasado se recibieron 1 millón 751,687 extranjeros por turismo efectivo; cifra que supera en más de un millón lo registrado para este año.

La baja movilidad de personas con fines turísticos ha pegado de manera importante a las aerolíneas que transportaban cerca del 90% del turismo internacional; apenas un 10% solía entrar al país con fines turísticos por vía terrestre.

En este octavo mes del año las modalidades de transporte se han modificado; del total de turistas extranjeros que ingresaron el 68% lo hizo por vía aérea y el 32% restante entró por tierra.

Los ingresos del sector turístico y la entrada de divisas también se han visto impactadas a por los niveles de bajos de movilidad.

Durante agosto ingresaron al país apenas 427.3 millones de dólares por el turismo, las actividades recreativas o laborales de los extranjeros dentro del país; esta cifra es 74.0% más baja que el año pasado que se captaron 1,640.3 millones de dólares bajo este concepto.

El gasto ejercido promedio por cada turista se ubicó en 797.7 dólares por estancia; un 14.8% menos de lo que solían gastar en promedio el año pasado (936.4 dólares).

Hasta ahora algunos de los aeropuertos que han recuperado parte importante de sus flujos de personas y operaciones aéreas con el extranjero son el Internacional de la Ciudad de México y el Internacional de Cancún.

Menos varados en las fronteras

Además de los turistas extranjeros, se contabilizan las entradas de extranjeros que entran al territorio nacional con otros fines, como la migración. En este rubro se consideran todos los turistas que a su llegada pasan al menos una noche en algún alojamiento o propiedad ubicada dentro de una de las dos franjas fronterizas de México.

En agosto ingresaron 815,096 turistas fronterizos; el mismo mes del 2019 se recibieron 1 millón 820,290 extranjeros en las regiones fronterizas del país, estas cifras reflejan una contracción de 55.2 por ciento.