Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. A pesar de que Oaxaca volverá al semáforo epidemiológico naranja el lunes, debido al incremento importante de casos de Covid-19, los comerciantes ambulantes en el centro de la ciudad, no ceden e insisten en contagiar a la gente.

Y es que el zócalo y la Alameda de León se han convertido en los principales focos de infección en la capital, que ya de por sí ocupa el primer lugar en la entidad por el número de infectados, con 5,256 casos, de los cuales 185 se registraron ayer.

Mientras tanto elementos de la Policía Estatal alistan un operativo para cerrar el paso nuevamente a dichos espacios, con el fin de controlar el acceso a la gente y permitir solamente que sea zona de tránsito y no de descanso o esparcimiento.

Lo anterior no lo han entendido los militantes del Frente Popular 14 de Junio, que están por cumplir un mes en la zona con decenas y decenas de puestos ambulantes que venden de todo, incluso alimentos.

Buscan además tener el respaldo de la Confederación Libertad que encabeza Guadalupe Díaz Pantoja, quien visitó la zona para alcanzar acuerdos.

Mientras tanto, mucha gente sin cubreboca pulula en el Centro Histórico a pesar de los esfuerzos de las autoridades estatales por insistir en las medidas preventivas para evitar contagios por Covid, como el lavado de manos, el uso de cubrebocas y de preferencia no salir de casa.