Juan Martínez Ferra 

Oaxaca.  A pesar de que este lunes el estado de Oaxaca regresó a semáforo epidemiológico naranja, que representa alto riesgo de contagio al Covid-19, las organizaciones no dan tregua y arriesgan la vida y la salud de los militantes.

Este lunes se registraron en la capital y en el resto del estado diversas movilizaciones, en su mayoría con demandas de recursos financieros presuntamente para las comunidades.

Fue en el crucero de la calle de Reforma con Humboldt, en las oficinas centrales de la Comisión Federal de Electricidad, en que militantes de Sol Rojo efectuaron un bloqueo por varias horas.

Lo anterior con la finalidad de exigir a esa dependencia federal un alto al excesivo cobro de la energía eléctrica. Similar movilización efectuaron en las regiones del Istmo y la Cuenca, además de la Mixteca.

Otras dos agrupaciones nuevas arribaron a la Cas Oficial, donde cerraron la avenida Juárez por al menos una hora, para exigir también financiamiento para las comunidades que dicen representar.

Mientras tanto en la Comisión Nacional del Agua, en la calle Emiliano Zapata de la colonia Reforma, campesinos de comunidades de los Valles Centrales cerraron la dependencia para exigir que se retire la veda al uso del agua para riego agrícola.

Culparon a la Semarnat, así como al titular del5 Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, de no cumplir con su palabra empeñada hace un año, en que se firmó incluso un convenio para tal fin.

En el zócalo de la capital se presentó otra enésima organización social, denominada Alianza de Organizaciones de Oaxaca (ADORO), que está integrada por agrupaciones como el CIPO y el CODEM.

Mientras tanto en la región Mixteca, organizaciones como API, MAIZ y ACOPIO, cerraron la carretera en inmediaciones de Huajuapan, para exigir impunidad en contra de un chofer infractor de una unidad del servicio público irregular.

En todas las manifestaciones no se ha observado las medidas de distanciamiento social y muchas de las personas no portan cubrebocas.