LA RAZÓN ONLINE 

Una mujer de 89 años, de los Países Bajos, murió tras reinfectarse de COVID-19, según una descripción de los médicos neerlandeses de un caso clínico publicado en el sitio web Oxford University Press.

La mujer murió por las complicaciones que se agravaron debido al macroglobulinemia de Waldenström, un tipo de cáncer que padecía. Este es el primer caso conocido de muerte por una segunda infección con COVID-19.

Hasta la fecha se han confirmado solo 23 casos de reinfección, pero todos los pacientes anteriores se habían recuperado.

A través de Twitter, Eric Feigl-Ding, epidemiólogo y economista sanitario, con formación en la Universidad de Harvard y la Universidad de Johns Hopkins informó que la mujer de la tercera edad se infectó hace dos meses y tras recuperarse presento una nueva reinfección por una cepa diferente (verificada), que condujo a su muerte.

Los investigadores dijeron que la mujer llegó a Urgencias a principios de este año con fiebre y tos severa. Dio positivo por coronavirus y permaneció hospitalizada durante cinco días, después de lo cual sus síntomas desaparecieron por completo, excepto por la fatiga persistente.

Casi dos meses después, desarrolló fiebre, tos y dificultad para respirar cuando ingresó al hospital, su saturación de oxígeno era del 90 por ciento con una frecuencia respiratoria de 40 respiraciones por minuto. Ella volvió a dar positivo por COVID-19, mientras que las pruebas de anticuerpos dieron negativo en los días cuatro y cinco. Posteriormente murió.

Al día ocho, la condición de la paciente se deterioró. Murió dos semanas después.

El equipo tuvo acceso a muestras de prueba de ambas infecciones y confirmó que la composición genética de cada virus era diferente en un grado que no se puede explicar a través de la evolución ‘in vivo’.

A finales de agosto, la viróloga Marion Kopmans informó sobre los primeros casos de reinfección por SARS-CoV-2 en Bélgica y los Países Bajos. La experta explicó que varias cepas del virus difieren en el código genético, por lo que una reinfección se confirma en el código de ANR.