Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. Luego de haber sido retiradas durante la madrugada con la fuerza pública, los indígenas triquis de San Juan Copala volvieron a instalar sus puestos de venta en el zócalo, frente al porta de Las Flores.

Lo anterior luego de un zafarranzo que se dio, cuando inspectores municipales llegaron para arrebatar mercancía de las mujeres y echarse a correr, lo que originó un reclamo airada de las mujeres.

Tras ello, volvieron a sus campamentos, que quedaron intactos, y reinstalaron sus puestos sobre cartones, ya sin las estructuras de madera y lámina que tenían desde hace dos semanas.

En entrevista con los representantes de los medios de comunicación, denunciaron la agresión por parte del ayuntamiento que preside el presidente municipal Oswaldo García Jarquín.

Aseguraron que lo único que hacen es vender sus productos para ganar dinero y mantener a sus hijos; sin embargo, el gobierno municipal les roba la mercancía; dijeron que si ya no las quieren en plantón, que las autoridades hagan lo necesario para que regresen a su pueblo de San Juan Copala.