– Además del riquísimo tejate, Huayapam tiene como atractivos sus presas: “La Azucena” y “El Estudiante”, así como el Parque Ecoturístico Huayapam, para que pases un gran día de excursión.

– Muy cercano a Huayapam se encuentra uno de los restaurantes más importantes de todo el Estado, con más de cien platillos, “El Sabor de Antequera”, con su buffet asistido, en donde te pueden servir todas las veces que quieras, lo que a ti se te antoje, por un solo costo. Charlamos con Enrique Gómez Migoya, Director General y más adelante te describimos lo que nos dijo. Además de proporcionar mucho apoyo a grupos vulnerables.

Por: Lucio Gopar

Fotos: Omar Maya Calvo/Sectur Oaxaca.

Oaxaca con una gran riqueza cultural y en diferentes aspectos, que lo colocan dentro de los lugares más bellos del mundo para visitar, pareciera que nunca terminamos de admirar todo su inventario cultural y natural.

San Andrés Huayapam, es aquí donde se realiza “La Feria del Tejate”, una bebida que se le conoce también como “la bebida de los dioses”, ya que se servía en ceremonias zapotecas religiosas, tiene un sabor incomparable, a base de maíz, cacao, flor de cacao y hueso de mamey, es una bebida que se sirve fría y al tomarla hace sentir a tu paladar agradables sabores que no puedes encontrar en otra bebida. Sin ser una bebida alcohólica, el tejate te deleita enseñándonos, que no es necesario tomar alcohol, para disfrutar de los manjares de la vida.

Es tal su fama por esa grandiosa bebida, que se realiza año con año “La Feria del Tejate”, en el 2019 se realizó la veinteava edición de “La Feria del Tejate, bebida prehispánica tradicional de Oaxaca”, siendo una de las actividades culturales más concurridas en la entidad, tan solo después de La Guelaguetza.

En la Feria del año anterior participaron 120 mujeres productoras de tejate, instalando sus puestos en el centro de la población de San Andrés Huayapam, siendo ocasión para que hubiera otros productos que enriquecieron esta feria, participando artesanos y comerciantes de municipios cercanos de los mismos Valles Centrales.

En San Andrés Huayapam se realiza esta feria, ofreciendo además del tejate otras bebidas tradicionales como el agua de chilacayota y támala.

En Huayapam también puedes ir en cualquier momento, por su cercanía a la capital del Estado, ya que hay un lugar donde la pasarás de maravilla: Es el Parque Ecoturístico de Huayapam, en donde hay varias opciones para que te diviertas, como lo son: renta de bicicletas, la tirolesa, renta de asadores, juegos aéreos, tiendas de campaña para acampar y palapas, estando este lugar muy grande, ya que cuenta con 36 hectáreas.

La Tirolesa con la que cuenta el Parque Ecoturístico está a 20 metros de altura en la parte más alta y el tramo que se recorre son 300 metros de distancia, con medidas de seguridad, con un arnés, casco y bien supervisado por los encargados que brindan este servicio.

Pero además puedes caminar en el centro de San Andrés Huayapam, visitar su templo es del siglo XVI, su fachada es de dos cuerpos y tiene dos torres y en la parte de enfrente un atrio con gran jardín. La planta arquitectónica es de cruz latina, dividido en coro y Sotacoro, nave, crucero, transeptos y presbítero, así como bóvedas y cúpula de gran belleza, en el nicho central se ubica San Andrés, imagen policroma, a sus costados están dos pinturas en óleo que escenifican la resurrección de Cristo. Es muy bello digno de admirar, por lo que cuando lo visites, puedes complementar tu paseo asistiendo a admirar esta gran obra de arte.

ENRIQUE GÓMEZ MIGOYA, apasionado del trabajo y Oaxaqueño de corazón.

Si hay alguien que se siente orgulloso de sus padres es Enrique Gómez Migoya, hijo de un señor que fue muy querido en Oaxaca, por su altruismo, Don Pepe Gómez, su mamá es la Señora Mercedes Migoya, conocida como Doña Mere. Ellos fueron los fundadores de restaurantes que brindan una infinidad de empleos a muchas familias oaxaqueñas, enalteciendo la vasta gastronomía oaxaqueña.

Hoy hablaremos de uno de sus restaurantes, sumamente conocido, ubicado en la carretera a San Agustín Yatareni, y en donde en realidad encontraremos “El Sabor de Antequera”, por sus más de cien platillos en su mayoría típicos, desde chiles rellenos de picadillo con chile de agua, pasando por las tlayudas y memelas, hasta los todos los moles de todos los colores y botanas, considerando también los postres de dulces típicos oaxaqueños, como menguanitos, mamones, regañadas, polvorones, incluyendo también pasteles y pays, gelatinas y muchos más postres para deleitarse el paladar.

Una gran responsabilidad es el poder dirigir el proyecto que su madre Doña Mere con sus guisados y su padre; Don Pepe con las estrategias comerciales, iniciaron, Don Pepe quien falleció hace poco tiempo, era un señor con un gran don de gentes, un señor lleno de carisma y gracia, que te contagiaba su felicidad al verlo, un hombre cálido y bello, Don Pepe fue el pilar de este proyecto, le dio forma a este concepto tipo buffet, en donde la gente se emociona al asistir por la gran variedad de platillos que encuentran, todo por un solo precio.

Otro gran pilar es Doña Mere, quien fue quien empezó con la cocina en este proyecto, con una gran variedad de platillos y un sazón único, fue que hicieron la fórmula perfecta, ella en la cocina y Don Pepe en la parte estratégica de negocios, logrando el éxito en este gran proyecto, que continúa con gran responsabilidad, Enrique su hijo.

Enrique, quien nació en la ciudad de México, pero que él siente que es de Oaxaca porque su corazón está en Oaxaca, como él mismo nos lo dice, en su charla nos comenta, que a pesar de que estudió la carrera de ingeniería industrial, su verdadera vocación es el trato con la gente, involucrarse con los clientes y trabajadores, saludarlos, platicar, conocerlos más y todo eso le permite el dirigir este concepto de bufet. Siendo sus mejores maestros sus padres, con sus enseñanzas del día a día, es lo que lo ha inspirado a salir adelante y ser una buena persona.

También de sus padres aprendió el ayudar, ya que Don Pepe en situaciones difíciles prometió a Dios que si lo ayudaba a salir adelante, él ayudaría a través de sus restaurantes y fue así como al salir avante, empezó a brindar ayuda, misma que continúa dando su hijo Enrique, por citar algunos apoyos con alimentos, los brindan: al Asilo de Ancianos, Casas Hogar, Grupos Vulnerables, Grupos de Recuperación de Alcohólicos y Drogadicción, a Grupos de apoyo a niños con síndrome de Down, cáncer de mama, así como a varias instituciones a lo largo del año.

Feliz del éxito que han tenido con este concepto y el apoyo a tantas decenas de familias oaxaqueñas a quienes les dan empleo, uno de los proyectos a futuro es crear este mismo concepto en otros estados del país, como Querétaro, Chiapas, o la ciudad de Cuernavaca o Guadalajara.

Nos dice que él ha aprendido que la constancia, el estar firme ante cualquier adversidad y la perseverancia, es lo que él ha experimentado, que lo ha llevado a tener éxito en su proyecto y es lo que podría transmitir como consejo a nuevos emprendedores.

Enrique Gómez Migoya, nos dice que si visitas Huayapam, te queda muy cerca el restaurante: “El Sabor de Antequera” con sus más de cien platillos en su bufet, un bufet asistido con todas las medidas de seguridad, por lo que cuando vengas a Huayapan, muy cerca podrás deleitarte como nunca de la riquísima comida oaxaqueña en la carretera camino a San Agustín Yatareni, en donde además de los más de cien guisados, sus postres y sus bebidas te harán sentir orgulloso de ser oaxaqueño y los visitantes, darán gracias de haber elegido estar en esta tierra.