Juan Martínez Ferra 

Oaxaca.- Luego de arrebatar a los choferes los camiones en la zona norte de la capital, se trasladaron a la caseta de Huitzo de la supercarretera Oaxaca a México.

Ahí cobran cuotas a su arbitrio, a pesar de la presencia de la Guardia Nacional, que no hizo nada para contenerlos.

Tras ello, regresaron a la capital pero se quedaron a la entrada de la supercarretera, en inmediaciones de San Pablo Etla, donde bloquean el acceso a las unidades de motor.

Hasta el momento insisten en que no quieren recibir clases presenciales, bajo el argumento de que no cuentan con internet, por lo cual quieren clases presenciales en salones, no obstante los riesgos de contraer el coronavirus.