REUTERS

Oaxaca.- Al comparecer este jueves en una corte de Nueva York, Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa, se declaró no culpable de los cargos de tráfico de drogas, en un caso que ha tensado profundamente la cooperación antidrogas entre México con Estados Unidos.

Cienfuegos, hasta hace dos años actor destacado en la guerra de México contra los cárteles de drogas, fue arrestado en el principal aeropuerto de Los Ángeles a mediados de octubre, en una operación de la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés). 

Edward Sapone, abogado del exmando castrense, dijo en un comunicado que su cliente se presume inocente de la acusación por cuatro cargos.

“Mi equipo legal y yo nos aseguraremos de que los derechos constitucionales del general Cienfuegos estén protegidos mientras lo defendemos con celo”, dijo Sapone, cuyo sitio web menciona anteriores trabajos para el gobierno mexicano y para un “asesor de un presidente mexicano”.

Cíenfuegos se desempeñó en el cargo durante el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Su arresto conmocionó al estamento militar y tensó los vínculos diplomáticos con Estados Unidos, especialmente la cooperación en seguridad, unos lazos que se han ido estrechando durante los últimos 30 años.

“Independientemente de si Cienfuegos es culpable o no, todo esto ahora está siendo cuestionado por las Fuerzas Armadas en México; están muy enojadas”, dijo Arturo Sarukhan, exembajador de México en Washington.

En una muestra de las crecientes tensiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó la falta de información compartida antes de la detención y cuestionó el papel de la DEA y otras agencias de Estados Unidos en México, afirmando que trabajaron de cerca durante años con funcionarios acusados luego ​​de colaborar con criminales

También informó que en breve anunciará una revisión de los términos de cooperación y de la forma en que se emiten las órdenes de arresto.