El objetivo principal de todos los deportes que se practican a nivel profesional es ganar, el béisbol no es la excepción, hay que anotar más carreras que los contrarios, es imposible triunfar en todos los partidos más nunca hay que dejar de intentarlo.

Las victorias se construyen paso a paso, lo primero es llegar a poner corredores en base a como dé lugar, después hay que adelantarlos a una posición los más cercana al pentágono y finalmente hay que producir esa anotación, por supuesto que esa es la mitad de la labor, la otra es evitar que los contrarios le anoten carreras a tu equipo.

Las circunstancias de cada juego obligan a aplicar diferentes estrategias, si un lanzador contrario tiene una buena salida, dominando a nuestros bateadores, con envíos controlados sobre las esquinas del home, sin necesidad de pasarla franca por la zona de strike, difícilmente le van a conectar la bola, entonces es el momento de hacer algo diferente para atacarlo.

El primer objetivo será colocarse en base a como dé lugar, aguantar más lanzamientos para que trabaje su brazo y empiece a cansarse o tocar la bola para hacer que el pitcher baje a buscarla, se agache a recogerla y tire apresuradamente, son jugadas aparentemente sencillas que puede hacer una gran diferencia, ya que son parte de una estrategia.

Para que un bateador realice un toque de bola con efectividad, es conveniente que se cuadre dentro de la caja de bateo, lo que significa colocar el cuerpo y las piernas de frente al lanzador, recortar el bate manteniendo una mano en la base y la otra atrás de la parte gruesa del madero, escondiendo los dedos para evitar que la bola los golpee, la fuerza con que llega un envío al pentágono podría fracturarlos.

El bateador debe escoger un lanzamiento que venga en la zona de strike, es importante recordar que las bolas malas siempre van a actuar como una presión adicional en contra del pitcher, por lo tanto, es mejor dejar pasarlas.

Acto seguido, contactar la bola amortiguando la velocidad para que únicamente recorra la distancia deseada, ideal entre el receptor, el lanzador y los jugadores de cuadro, finalmente darle la dirección requerida, puede ser paralela a cualquiera de las rayas, de tercera o de primera, existen tres distintos tipos de toque de bola y son los siguientes:

-Toque sorpresa.

Se realiza en un momento en que nadie lo espera, la intención es llegar quieto a primera base y que se considere como infield hit, si el bateador nota que el primera o el tercera bases se encuentran ubicados lejos del home, puede intentar tocar la bola dirigiéndola hacia ese lado.

La ejecución del toque debe hacerse con seguridad ya que no se debe cuadrar con anticipación, esto haría que se acercaran los defensivos de inmediato perdiendo instantes vitales para llegar quieto a toda carrera a la base, debe fintar que va a hacer swing al lanzamiento y de último momento estirar los brazos dirigiendo el bate suavemente a la bola y concretar la sorpresa.

En la mayoría de los intentos la decisión de ejecutar un toque por sorpresa la toma de manera individual el bateador, ningún entrenador le reclamaría el intento de ponerse en base, a menos de que el coach de tercera le hubiera dado otra instrucción.

-Toque de sacrificio.

Es una jugada estratégica que la ordena el entrenador a través del coach de tercera base, debe ejecutarse correctamente, la finalidad es adelantar a los corredores que pudiera haber en primera, en segunda o en ambas bases, generalmente sin outs en la pizarra, no importa que al bateador lo pongan fuera en primera, la misión de adelantar al corredor está cumplida, se sacrifica en beneficio del equipo.

Si hay corredor en primera, el inicialista permanecerá cerca cuidando que no abra de más e intente robar el segundo cojín, en cambio el guardián de la tercera base se va a acercar casi hasta el home, por lo tanto, debe dirigir el toque hacia el más alejado que es el primera.

Por otro lado, si el corredor está en segunda, el toque debe dirigirlo por la raya de tercera, esto hará que el defensivo de la antesala abandone la almohadilla a la que deseamos llevar al compañero.

-Toque suicida.

Esta jugada también es conocida como squeeze play, es muy emocionante y difícil de ver en un juego, el objetivo es anotar una carrera vital para el resultado del encuentro, usualmente para desempatarlo en las últimas entradas, debe haber un corredor por la tercera base, que no esté la casa llena y haya menos de dos outs en la pizarra.

La orden de ejecutarlo sale del entrenador al coach de tercera quien la retransmite a base de señas, debe ser clara y precisa para ambos jugadores, tanto para el bateador, quien no debe dejar pasar dicho lanzamiento, como para el que está corriendo por tercera ya que debe saber en qué momento arrancar hacia el home, justo al instante en que el pitcher haga su movimiento para lanzar y ya no pueda revirar.

Si el bateador deja pasar el lanzamiento, el receptor tocaría con total facilidad al que viene a toda velocidad, por eso debe cuadrarse en el último instante y tocar la bola que venga, en zona de strike o fuera de ella, pegada, lejana, alta o de un bote, no importa, dirigiéndola a terreno bueno para dar tiempo a que se anote la carrera o haya jugada cerrada en el pentágono.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Tweeter: @jpranz