Penosa situación generan los diputados federales y senadores del grupo parlamentario de Morena al solicitar a la sociedad civil donativos y ayuda para los damnificados de Chiapas, Tabasco y Veracruz, cuando en días pasados avalaron la desaparición de diversos fideicomisos (109), destacando entre ellos el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), precisamente creado para enfrentar situaciones como ésta. Al desaparecer esos fideicomisos López afirmó que los recursos serían entregados de forma directa a la población afectada, situación que no ocurre ya que al parecer los fondos del citado fideicomiso ya han sido desviados para otras prioridades de Manuel Andrés López Obrador MALO, y por ello sus huestes en el Congreso de la Unión tienen la desfachatez de solicitar donativos. Fue tal la indignación que generó eso, que en su show de La Mañanera aclaró que el gobierno no utilizará los recursos del Fonden, porque tiene finanzas sanas, (claro, sí se acaban de embolsar todos los recursos de los fideicomisos como no van a tenerlas).

Las cifras de pérdidas humanas son impresionantes, reconocen que 27 personas fallecieron, en Tabasco (5) y Chiapas (22), los daños son multimillonarios, en Tabasco de los 17 municipios hay afectaciones en 13 de ellos, en Chiapas hay más de 16 mil afectados, 32 municipios con afectaciones, casi 20 mil casas bajo el agua y en las tomas de los noticiarios no se aprecia aún el apoyo del gobierno federal, en otras ocasiones inmediatamente podíamos apreciar la intervención del Ejército y la Marina implementando el Plan DN-III ( no se diga de la presencia de los presidentes en turno, quienes incluso integraban mesas de coordinación en los hangares de las zonas afectadas) lo que el actual tabasqueño fue desde el aire supervisar y narrar la inundación como si fuese director de cine, cuando lo que se necesita es una especie de “Rambo” que suba a una embarcación, contacte con sus paisanos, deje de gritarles que “se suban la cima” y sea serio como responsable de solventar los requerimientos de su pueblo sabio que dice amar, y no se incordie ante la pregunta de un reportero la razón por la que no lo hizo, arguyendo “que tiene otras cosas más que hacer” al interrumpir su viaje de fin de semana con su “amiga” Geraldine en Nayarit, quien hostigado ante las voces en las “benditas redes sociales” fue a dar una vuelta para la foto y el video. Independientemente de todo, nos urge a los mexicanos conocer hasta dónde estas inundaciones se originaron por causas de Dios, como se suele señalar a los fenómenos naturales o por negligencia de la Comisión Federal de Electricidad, a cargo del cínico “Chu Chu” Manuel Bartlett, quien expresó que la da risa la demanda que le entablaría su paisano el gobernador de Tabasco. Que para rematar se le inquirió a MALO que decía de ese aquelarre, a lo que se lavó los manos, y contestó que no se involucraba.

En otro tema, el jueves se dio a conocer la iniciativa para prohibir en forma tajante la subcontratación laboral u outsourcing, la cual se define como aquella donde “una persona física o moral pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra”.

Con reformas a las Leyes: Federal del Trabajo, del Seguro Social, del Infonavit, Código Fiscal de la Federación, del Impuesto sobre la Renta y del Impuesto al Valor Agregado. Es un arrebato eliminar esta forma de contratación internacionalmente utilizada, ahora sólo se permitirá la prestación de servicios y obras especializadas y quienes las proporcionen tendrán que contar con autorización de la Secretaría del Trabajo. Lo más grave de esta pésima iniciativa es que se prohíbe la deducción para el ISR de cualquier tipo de subcontratación excepto cuando sean servicios u obras especializados. Asimismo se castigará con penas de defraudación fiscal a quien utilice esquemas simulados de prestación de servicios u obras especializadas. Lo curioso es que el gobierno federal utiliza servicios de outsourcing y paga más de cinco mil millones de pesos al año por ese concepto, según Mexicanos Contra la Corrupción.

Según la información que tengo, el outsourcing nació en Petróleos Mexicanos, con otro nombre, para contratos de tiempo específico y luego el gobierno también lo autorizó en algunos casos para el IMSS o el ISSSTE. Por ejemplo el IMSS, en muchos lugares del país, tiene un sistema de outsourcing para las hemodiálisis de pacientes con enfermedades renales crónicas.

También muchas empresas lo usan para contratos que son muy importantes para su función en tareas específicas de tiempo limitado. Por supuesto que hay algunos que aprovechan esa estructura para no ser justos con sus trabajadores, evitando darles las prestaciones y los incrementos a los que tienen derechos legales. Estos por supuesto que son ilegales y deben ser detectados y castigados por supervisiones fiscales muy enérgicas. Pero, ¿y todos los demás? ¿Por qué pagar justos por pecadores? De esta manera diversas empresas, entre ellas algunas binacionales, serán lastimadas en su mecanismo de trabajo, con lo que se generarán menos empleo. Es decir, se está promoviendo el desempleo, que es lo que debemos evitar, para que no sufran los trabajadores. Además, como parece frecuente, no hubo una explicación clara de esta ley que ya está en el Congreso y que quieren que entre en vigor en enero de 2021. Lo que denota un berrinche cuatrero eliminar la subcontratación.

Jugadas de la Vida.

Entre los campesinos rusos se obliga a los recién casados a pasar la primera noche en los establos para que su ejemplo estimule la proliferación de los animales.

Twitter: @ldojuanmanuel