REFORMA


José Díaz Briseño / Corresponsal

Washington DC, Estados Unidos (18 noviembre 2020).- El acuerdo de la Administración Trump con el Gobierno mexicano para desestimar los cargos por narcotráfico en Estados Unidos en contra del ex Secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, podría fomentar la impunidad en México, alertó la minoría demócrata en el Senado.

Luego de que el fiscal general, William Barr, solicitara a una Corte federal estadounidense desestimar la acusación contra Cienfuegos tras un acuerdo para que este sea trasladado a México, los demócratas dijeron que la negociación era “opaca” y que arriesgaba el Estado de Derecho estadounidense.

“No hay ninguna explicación para la decisión del Procurador General Barr de retirar abruptamente los cargos de narcotráfico contra el General Cienfuegos”, dijo Bob Menéndez, el Senador demócrata de más alto rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EU en un comunicado.

“El Fiscal General Barr corre el riesgo de socavar la fe en el sistema judicial de EU y a la vez fomentar la impunidad a los niveles más altos en México”, aseguró Menéndez, sólo unas horas después de que la Corte federal de Distrito Este de Nueva York autorizara desestimar los casos.

Considerado uno de los principales procesos criminales por narcotráfico contra funcionarios extranjeros en las cortes de EU, el caso contra Cienfuegos dio un giro inesperado el martes luego de que Barr y el Gobierno mexicano hicieran público un acuerdo para procesarlo en territorio mexicano.

“El Fiscal General Barr y el Secretario Pompeo deben proporcionar de inmediato al Congreso y al pueblo estadounidense los detalles alrededor de este acuerdo opaco”, comentó Menéndez hoy.

“No hay duda que la cooperación con el Gobierno mexicano es esencial para defender nuestra seguridad nacional. Esos lazos bilaterales deben basarse en respeto mutuo por nuestro Estado de Derecho y el debido proceso”, dijo Menéndez, legislador clave en temas latinoamericanos.

Hasta ahora, los demócratas permanecen en minoría en el Senado estadounidense con 48 escaños, pero podrían incluso alcanzar al control de este cuerpo legislativo dependiendo del resultado de dos competencias por dos escaños en el Estado de Georgia que habrán de ocurrir en enero próximo.