Oaxaca.- Discurso de despedida de Lou Gerigh. Lou era considerado el “Ironman” de los Yankees de Nueva York, jugó la primera base de 1923 a 1939, durante 2130 juegos consecutivos, sin faltar a uno solo, de repente y sin haber una explicación, su cuerpo empezó a sufrir cambios, lo atacaba una enfermedad desconocida, el 4 de julio de 1939, al termino del partido, tomó el micrófono y dio unas palabras inolvidables.

“Durante las últimas dos semanas han estado leyendo acerca de un mal momento, sin embargo, hoy me considero el hombre mas afortunado en la faz de la tierra. He estado en parques de pelota por 17 años y no he recibido mas que amabilidad y apoyo de ustedes fanáticos”, daba fin a una racha increíble de juegos consecutivos y se retiraba del beisbol, fue un discurso que hizo llorar a la nación entera.

Lou Gerigh murió casi dos años después, el 2 de junio de 1941, cerca de cumplir los 38 años, la enfermedad se llama Esclerosis Lateral Amiotrófica o mal de Charcot, es una enfermedad progresiva derivada de la degeneración de las neuronas motoras y raíces neurales que controlan los movimientos musculares voluntarios, ahora también se le conoce como enfermedad de Lou Gerigh.

-Cal Ripken Jr. rompiendo el récord de Lou Gerigh. Con el paso del tiempo, el mundo conoció al nuevo “Hombre de Acero”, Cal rompió el 6 de septiembre de 1995 el número mágico de Lou Gerigh de participar en juegos consecutivos, llegó a 2131 partidos sin faltar a uno solo, ese partido se celebró en casa de sus Orioles de Blatimore, el Camdem Yard, contra los Angelinos de California.

Al término del quinto inning, cuando el juego ya era oficial, se detuvo para celebrar el histórico momento, el país entero estaba viendo por la televisión, Cal salió al terreno de juego a agradecer la ovación, después comenzó a recorrer todo el perímetro del estadio saludando a los fanáticos de primera fila, al pasar por la caseta del equipo visitante también fue abrazado por los peloteros contrarios, inolvidable.

Cal inició la racha el 5 de junio de 1982 y terminó el 20 de septiembre de 1998, con un total de 2632 juegos consecutivos, habrán de pasar muchos años para ver romper ese récord por alguien, para dimensionar, ningún jugador activo llega a 300 partidos jugados de manera consecutiva, Ripken se retiró tras la temporada del 2001, su número 8 nadie más podrá usarlo en los Orioles.

-El retiro de Mariano Rivera. Uno de los lanzadores más dominantes de las Grandes Ligas fue Mariano Rivera, panameño de nacimiento, su carrera profesional la hizo con los Yankees de Nueva York, debutando el 23 de mayo de 1995 y retirándose el 26 de septiembre del 2013, en 18 años ayudó a los Yankees a ganar 5 Series Mundiales, tiene el récord histórico de juegos salvados con 652, inalcanzable.

El 26 de septiembre del 2013, en el último juego de temporada regular en casa, Yankees enfrentaba a los Rays de Tampa Bay, el partido lo ganaba 4 a 0 los Rays, no es un marcador con el que llamarías a tu cerrador a entrar al partido, sin embargo, Girardi el mánager de Yankees envió a Mariano al montículo para abrir la octava entrada, después de sacar dos outs vino el momento mágico.

Girardi envió al montículo a retirar a Mariano del terreno de juego a sus dos peloteros estrellas, el capitán Derek Jeter y al lanzador Andy Pettitte, que un par de días después también se retiraría tirando un juego completo ganando a Astros, la carrera brillante llegaba a su fin, ese hombre frio que dominaba a sus contrarios en los momentos mas candentes de los partidos dio rienda suelta a la emoción.

Rivera entregó la pelota a Pettitte por última ocasión en su carrera y se fundieron en un abrazo que duró casi un minuto ante la ovación de un público entregado a su ídolo, el hombre recio y dominante se quebró y soltó el llanto, contagiando a los fanáticos en un momento inolvidable, después lo abrazó el capitán para salir en medio de una ovación emotiva reconociendo al gran cerrador yankee.

Mariano fue elegido al Salón de la Fama de Cooperstown en enero del 2019 con el voto unánime de las 425 personas acreditadas para hacerlo, es el primero en la historia en lograrlo, se pensaba que lo mismo pasaría con Derek Jeter sin embargo no fue así, al capitán le faltó un voto, se dice que fue el del periodista Juan Vené, su motivo habrá tenido para negarle ese voto.

-El retiro de Big Papi. El pelotero dominicano David Ortiz debutó con los Mellizos de Minnesota como primera base, rápidamente demostró su poder demoledor con el bate y fue traspasado a un equipo grande, los Medias Rojas de Boston con quienes hizo una carrera extraordinaria, fue pieza fundamental para romper la “maldición del bambino” y conseguir ganar tres Series Mundiales.

La temporada del 2016 se anunció como la del adiós de Ortiz de los diamantes, en todos los estadios de Grandes Ligas le hicieron homenajes de despedida en cada ultimo juego de serie que se llevara a cabo en su estadio, recibió obsequios de todos los clubes, fue una temporada muy emotiva con 29 celebraciones, solo una fue suspendida, en el estadio de los Marlins de Florida.

El motivo, la reciente muerte del lanzador estrella de los Marlins, José Fernández, que se estrelló con una lancha el 25 de septiembre del 2016, en todos los demás estadios le dieron a David un homenaje de despedida reconociendo su paso por cada uno de sus estadios, toda esa alegría en el transcurso del año se acumuló para el momento del verdadero adiós, al término de la temporada.

 Boston calificó a la postemporada y enfrentaron a los Indios de Cleveland a ganar tres de cinco posibles encuentros, Red Sox fue barrido en tres encuentros, el 10 de octubre del 2016 se llevó a cabo ese juego tres de la serie en su casa, en la octava entrada vino a batear Ortiz recibiendo una base por bolas, ese fue su último turno en el pentágono de su carrera.

Al término del encuentro, nadie podía creerlo, habían sido barridos y eliminados, los aficionados que abarrotaban las tribunas estaban en shock, de repente cayeron en cuenta que también era el final de la carrera de Big Papi, el publico empezó a corear Papi Papi, David salió al centro del diamante a agradecer la ovación, la emoción le hizo derramar las lágrimas contagiando a la fanaticada, un muy emocionante adiós. 

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Tweeter: @jpranz