En una conferencia pronunciada el 24 marzo 2004 en el Palacio de la Moneda, en Santiago de Chile, Fuentes analiza el significado de la democracia y los desafíos de nuestro mundo: “Un mundo donde la más rápida difusión de la información coexiste con la más grande catarata de la desinformación. “Un mundo donde se celebra el libre comercio pero se practica el proteccionismo. “Un mundo que consagra el libre movimiento de las cosas pero condena el libre movimiento de las personas”. Un mundo “que se impone con perfiles maniqueos”, donde el bien y el mal son fácilmente identificables y “en el cual, claro está, nosotros somos el bueno y los otros el malo”. Es casi imposible leer este texto sin asociarlo con el momento actual de México, con un gobierno empeñado en asumirse como el respaldado en un 71% según una encuesta ordenada por el propio gobierno, desconociéndose la metodología, ni el muestreo de la misma tan sólo tenemos la palabra del inquilino del Palacio Nacional, está bien que el pueblo apoye al líder que confíen en él, que tenga popularidad, aunque en plan de aguafiestas cara (o) lectora (or) le diré que la lealtad a Mussolini no lo volvió bueno y que las telenovelas también son populares, además los respaldos sólo sirven para recargarse.

Ahora al cierre de la semana, nos enteramos de Felipa Obrador, prima hermana del presidente quien gana 500 mil pesos diarios de nuestros impuestos, en cuyo mamotreto “Guía Ética” no plasma acera de las primas hermanas, y no dice nada de no darles 350 millones de pesos por adjudicaciones directas, se confirma la cuarta ficción continúa con su nepotismo y corrupción rampante. Ya vemos el por qué el señor López evoca la película de Don Vito Corleone con frecuencia, si su familia es una mafia, como la camorra italiana, (FamiglIa, Corrotta e Miserabile) dicen que la DEA se equivocó de “Padrino” al vivir en el Palacio II cpo di tutti capi lopitos, de esa forma Felipa Obrador de ama de casa pasó a proveedora de Pemex, ya lo dice el refrán a la prima se le arrima… el presupuesto. La familia “Corleone” López Obrador, familia presidencial. Ramiro, un hermano, acusado de peculado. Pío otro hermano, grabado recibiendo “aportaciones”. Concepción, la cuñada, vinculada a desfalco en Macuspana. Merced que al menos cinco familiares cercanos del director de Pemex, Octavio Romero Oropeza trabajan para el gobierno de López Obrador, con sueldos de 40 mil a 137 mil pesos, Ángeles Correa Romero, sobrina. Auxiliar Técnico; Patricia Oropeza Zurita, sobrina, Auxiliar técnico, Pamela Oropeza Falcón, sobrina, Especialista técnico; Martha Lucía Oropeza Dela, prima, Coordinadora y Aura Luz Flota Oropeza, sobrina, Superintendente. Como decía Pompín Iglesias “Que bonita familia, que bonita familia”.

En los últimos meses el gobierno central utilizó el penacho de Moctezuma para tratar de distraer la atención y que con esto olvidáramos o le pusiéramos menos atención a verdaderos problemas nacionales como la severa crisis económica, la escalada violenta, la oleada de renuncias de secretarios y colaboradores, la corrupción rampante entre funcionarios de primer nivel -y hasta entre familiares del líder de la 4T- así como el rotundo y criminal fracaso en la estrategia de atención a la pandemia. Sin embargo, en esta marejada de malas noticias y de pillos en la nómina federal hay un personaje que hasta ahora ha mantenido un bajo perfil en el gabinete lópezobradorista pero que sus decisiones han sido vitales. Por allá de marzo pasado los responsables de la estrategia sanitaria contra el nuevo coronavirus se mantenían reacios a aceptar la gravedad de la situación al grado que no impidieron la realización de un concierto masivo en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México; el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró a la covid-19 como pandemia.

 El 12 de marzo el Tecnológico de Monterrey anunció que como medida preventiva suspendería sus clases presenciales a partir del 17 de marzo, medida que fue minimizada por las autoridades sanitarias de México. Dos días después hubo quién sí, en el gabinete, le dio importancia al covid-19. El 14 de marzo en una accidentada presentación el Secretario de Educación Pública Esteban Moctezuma Barragán anunció que se adelantaba y ampliaba siete días el asueto escolar de Semana Santa y Pascua en todo el país. El 23 de marzo –cuando se suspendieron las clases- en México había solo 367 casos confirmados y cuatro defunciones provocadas por covid-19. Al día de hoy rondamos los 110 mil (¡ciento diez mil!) muertes y un millón y medio de casos acumulados. No quiero imaginar cuántas miles de ausencias más estaríamos lamentando ahora si no se hubiera tomado esta decisión a pesar de la reticencia presidencial, del subsecretario de Salud Hugo López Gatell y hasta del ex patrón de Moctezuma, el empresario Ricardo Salinas. Este Moctezuma merece un penacho y una corona completa.

La salida de Alfonso Romo no hay que santificarlo, permaneció hasta donde sus intereses le permitieron, hizo negocios en Yucatán, obtuvo concesiones de agua, pingues negocios en la Casa de Bolsa, todo al amparo del poder político y por espacio acá le paro a mi pianola, concluyendo a Poncho, lo poncharon y a Esteban lo han salvado.

Jugadas de la Vida

Alfonso Romo confió en los desayunos que le invitaba López Obrador e su departamento de Tlalpan, preparados por su esposa Beatriz, lo que le sedujo su aparente honradez y honestidad, quien lo utilizó para tener enlace con los empresarios en el país, ya siendo presidente, lo desdeñó.

Twiter: @ldojuanmanuel