Carlos Morales Sánchez 

Oaxaca.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al gobernador del Estado de Oaxaca, a la Comisión Nacional del Agua, a la titular de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca, al presidente municipal de Oaxaca de Juárez, y 27 municipios más por la contaminación del río Atoyac y sus tributarios y solicita trabajar en su saneamiento.

 

La recomendación fue emitida en atención a la queja presentada por dos personas indígenas del Valle de Oaxaca, representadas por Litigio Estratégico Indígena A.C., en el expediente CNDH/6/2019/2754/Q. La recomendación es fruto de la actividad jurídica de la asociación civil oaxaqueña y un gran trabajo por parte de la CNDH.

Es oportuno indicar que Litigio Estratégico ha postulado diversas acciones jurídicas para el rescate de los ríos Atoyac y Salado. Dentro de esas acciones se encuentra el juicio de amparo indirecto que concluyó con la sentencia que ordena el rescate de los ríos Salado y Atoyac. Esta histórica sentencia actualmente se encuentra en fase de cumplimiento. Y las autoridades se encuentran renuentes al cumplimiento.

Por eso, la recomendación 57/2020 fechada el 24 de noviembre de este año, emitida por Rosario Piedra Ibarra, presidenta de la CNDH, representa una luz de esperanza para el rescate de los ríos Salado y Atoyac. La ombudsperson nacional indicó que en el expediente de queja se acreditaron violaciones a los derechos humanos a un medio ambiente sano y al saneamiento del agua por la contaminación del Río Atoyac. Y estas violaciones implican cumplimiento a los tratados internacionales en materia ambiental.

El órgano protector de los derechos humanos indicó que ha existido una inadecuada gestión de los residuos sólidos urbanos y por las descargas de aguas residuales de origen doméstico en agravio de los habitantes de diversos municipios del Estado de Oaxaca. Que la contaminación del río Atoyac proviene de las descargas de aguas residuales sin tratamiento y por una inadecuada gestión de residuos sólidos en 28 municipios oaxaqueños y que la falta de medidas de vigilancia gubernamentales han permitido la contaminación.

 

Las conclusiones de la recomendación derivan del trabajo de investigación efectuado por los visitadores, de la CNDH quienes efectuaron recorridos desde el punto en que nace el río Atoyac, hasta donde se convierte en río Verde y desemboca en el Océano Pacífico. En este sentido, los visitadores pudieron constatar directamente la contaminación del río Atoyac y sus afluentes.

La recomendación instruye a la directora general de la CONAGUA, al gobernador del Estado de Oaxaca, a la directora de la SAPAO, al presidente municipal de Oaxaca de Juárez y a 27 autoridades municipales, a implementar medidas de urgente aplicación en materia de prevención de contaminación y conservación de los recursos hídricos como lo son la instalación de sistemas de saneamiento efectivos y ad hoc a las condiciones particulares de cada localidad. Les recomienda gestionar los recursos para el rescate.

El Poder Judicial de la Federación y la CNDH coinciden en un punto: los ríos Salado y Atoyac están contaminados por la inacción de las autoridades federales, estatales y municipales y esto ocasiona violación a los derechos humanos. Es hora de tomar en serio el rescate. Mañana puede ser demasiado tarde.