Oaxaca.- La codicia de los Morenos afloró al pretender demasiado por el “pago por evento”. Dicen que Salomón Jara hizo muy mala jugada. En lugar de reunirse con los diputados, la semana pasada llevó a su banda de presidentes municipales incondicionales con el gobernador Alejandro Murat para exigirle 300 millones de pesos más en sus presupuestos. La tirada es obvia: De allí saldrían las mochadas para la campaña que sueña.

La jugada no les salió y podemos decir que se hicieron fuera de la bacinica porque sus homólogos del Congreso de la Unión (senadores y diputados) desde ayer anunciaron la clausura del periodo ordinario de sesiones e instalarán la Comisión Permanente.

Como lo dije en mi entrega de ayer, los integrantes de la facción Morenista en la 64 legislatura se vieron muy codiciosos al supeditar la aprobación de la Cuenta Pública a los fines políticos del senador Salomón Jara Cruz hoy por hoy avasallador sin límites en el Movimiento de Regeneración Nacional.

Digo que detuvieron “el reloj legislativo” porque el cochinero que pretendían con una Cuenta Pública a modo fue descubierto por la minoría opositora del PRI y se armó la de San Quintín. Me dicen que lo menos que hubo entre los impolutos diputados fueron mentadas de madre. Y no fue para menos porque los “morenos” llegaron al extremo de ignorar a sus pares en las comisiones de Hacienda y Presupuesto. Se reunieron en lo oscurito -tal como se los ordenó Salomón- y cuando tuvieron lista su ley intentaron su aprobación fast track.

NO POR TANTO MADRUGAR

Política cavernícola como las que practican en el Congreso debería mover a la reflexión a muchos políticos morenistas como Salomón Jara y su jefe de pandilla Flavio Sosa, para que no se sigan chamuscando.

El nerviosismo de estos políticos es muestra de que sus castillos de arena se están desmoronando. Uno a uno les llega el frío invernal de la política y se están dando cuenta cómo se deshojan sus ilusiones. Cito unos ejemplos a nivel nacional:

Está el caso del zacatecano Ricardo Monreal quien, como líder del Senado se fue de bruces al querer quedar bien con el presidente AMLO con la reforma a la Ley del Banco de México que trae de cabeza a medio mundo. Además del yerro que le han de enmendar los diputados, le critican otras iniquidades. Hace campaña adelantada para que su hermano se quede con la candidatura de Morena al gobierno de Zacatecas. Estas maquinaciones, sin duda, abollarán sus intenciones presidenciales.

Otro ejemplo de lo que puede suceder a los ambiciosos morenistas que, como el senador Jara, creen que tiene al presidente totalmente de su lado, es el desencanto que se llevaron los ahijados del presidente AMLO ¿Recuerdan aquella boda fifí que apadrinó en Puebla?

Pues su ex vocero Cesar Yáñez anda que no le calienta ni el sol porque la candidata a gobernadora de Tlaxcala no fue su esposa Dulce Silva Hernández con la que casó en aquella boda de ensueño.

Ya se imaginarán el berrinche que hace esta pareja de ahijados. En un audio puesto en circulación de manera anónima en redes sociales exhibió el reclamo contra el presidente López Obrador. “Yo la verdad -dice la dama- estoy muy a disgusto con Andrés Manuel. Fíjate que yo esperaba otra cosa, no han hecho las cosas bien”. Mario Delgado anunció que la candidata será Lorena Cuéllar.

Estos desenlaces nos llevan a imaginar el gran berrinche que harán Salomón y su pandilla cuando el Morena apague sus dueños guajiros.

OTRO DESENCANTADO

Los medios nacionales también han empezado a descubrir los agandalles de los políticos morenistas que en la tierra del chapulín andan desesperados por lucirse en las constantes giras de AMLO por Oaxaca donde, en menos de dos años, han sumado veinte recorridos.

Por ejemplo, el Diario La Razón dice que el director del INPI Adelfo Regino hace caravana con sombrero ajeno. “Nos comentan que quien ya busca la gubernatura de Oaxaca a pesar de que el relevo será hasta el 2022, es Adelfo Regino Montes. A eso se debe que “se luzca con los caminos rurales

cuando los que realmente dirigen la construcción son técnicos de las SCT”.