Juan Martínez Ferra

OAXACA. En la conmemoración de la Navidad, el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos, llamó a vivir la celebración con alegría y gratitud, por los múltiples beneficios de la vida.

Durante su mensaje navideño, reconoció que ha sido un año muy difícil e incluso en la Noche Buena y la Navidad, muchas familias viven con lágrimas, dolor y sufrimiento, debido a casos de Covid-19 entre sus seres queridos.

“A veces, lo que nos sucede nos llena de dolor y de tristeza. Esta Navidad no es como las otras Navidades. En muchas de nuestras familias hay dolor, hay lágrimas, hay una gran preocupación porque su ser querido está sumamente grave.

“Hay miles y miles de enfermos en nuestro país, en nuestro entorno, en nuestras casas y, a pesar de todo eso, el amor divino ahí debe de estar. La alegría del Nacimiento del Señor de alguna forma lo tenemos que vivir”, expuso en su mensaje.

Recordó que hace más de dos mil años, el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz, una luz resplandeció. “Así habla el profeta Isaías al darnos a conocer el Nacimiento de ese Niño, tan esperado por el pueblo de Israel, el Mesías, el Emmanuel, el Dios entre nosotros, el Hijo de María”.

Hoy, tal vez estas palabras del profeta, más de alguno de nosotros, por lo que vemos, por lo que experimentamos en nuestro entorno, también podemos decir que, a veces, nuestro pueblo camina en tinieblas, y no se deja iluminar por la Luz, o no quiere vivir en la Luz… rechaza la Luz.

“Creo que es importante que todos nosotros abramos nuestro corazón, es necesario abrirlo, porque ese Dios Niño es para nosotros. Viene a nosotros. Se hace uno de nosotros. Toma la naturaleza humana y vive entre nosotros.

“Hay que recibir a ese Niño Dios, a ese pequeño niño… recibámoslo en el corazón. No solamente lo coloquemos en un nacimiento, como lo hice yo hace un momentito, esa imagencita del Dios Niño”, remarcò.

Vàsquez Villalobos llamò a que no nos cansemos de amar a Dios en la persona de nuestros semejantes, pues hay muchas personas, tal vez muy cercanas a nosotros, que necesitan sentirse amados. “No sea egoísta, sea generoso en su amor, vaya al encuentro y transforme el corazón de otras personas. El amor nos tiene que llevar a eso, a transformar el corazón”.