De acuerdo al doctor José Antonio Paoli Bolio, mexicano especializado en el Instituto Lonergan del Boston College, la comunicación es un acto de relación entre dos o más sujetos mediante el cual se evoca un significado en común. Parece una definición sencilla para una práctica compleja y que depende de la identidad cultural de sus participantes para llevarla a cabo con cierta eficacia.

Al analizar la definición, podemos encontrar la relación que la Comunicación establece con otras disciplinas sociales como la Sociología, Economía, Psicología, Historia, Política y Antropología. Pero, necesariamente destaca la importancia del campo cultural, ya que la articulación de signos que requiere tiene como propósito evocar significados en los receptores. 

A la Comunicación como disciplina se le han desarrollado diferentes campos de estudio, uno de ellos es el de la Comunicación Política, el cual tiene como propósito estudiar el vínculo entre comunicantes y su relación con los asuntos de interés común, es decir, con los asuntos políticos. Por lo anterior, es que varios teóricos consideran que los actos comunicativos más trascendentes son los actos políticos, es decir, son los que mayor impacto pueden generar sobre más personas. 

Desde esta perspectiva, las campañas políticas son una derivante de la comunicación política, cuya formula radica en hacer creer que se dota a quienes tienen derecho a votar, a emitir su opinión, el cual es un principio rector de la democracia.

Un elemento fundamental de cualquier campaña política es el diseño de la estrategia para hacer contacto con la gente, el cual a partir de los años 90, ha considerado dos campos por excelencia, tierra y aire. Se le considera tierra a todas aquellas acciones que ocurren en la calle: perifoneo, volanteo, visitas domiciliarias, mítines y recorridos. Aire son todos los mensajes que circulan en los medios de comunicación, ahora considerados tradicionales: televisión, radio y prensa. Y desde hace algunos años se ha abierto otro campo, el de las redes sociales, cuya lógica de contacto es diferente a las dos anteriores. 

El 2021 será un año de campañas y elecciones. Llevamos tres días del nuevo año y los partidos políticos ya empiezan a mostrar las estrategias que emplearan para afrontar un año electoral, en el cual, al menos en Oaxaca se encontrarán en disputa 10 distritos federales, 25 diputaciones locales de mayoría y 17 de representación proporcional; así como 153 presidencias municipales, 162 sindicaturas y 1070 regidurías. En total 1,437 cargos de elección popular. 

El pasado 1º de enero, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) emitió su convocatoria para seleccionar y postular candidaturas a las presidencias municipales por el principio de mayoría relativa. Optaron por el procedimiento de comisión para la postulación de candidaturas, de tal forma que el 12 de enero, quienes aspiren tendrán que registrarse y recibirán su predictamen para pasar a la siguiente fase, entre los días 13 y 17 del mismo mes.

En otros partidos políticos también empiezan a establecer condiciones para iniciar sus respectivos procesos, tal es el caso de Movimiento Ciudadano (MC) que días antes de concluir el 2020, anunció en conferencia de prensa, la incorporación de la sección Oaxaca de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) para enfrentar el proceso electoral. 

Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) le ha dado prioridad a la elección de las 15 candidaturas que los representarán en la contienda para las gubernaturas de los estados, de las cuales en 6 van abanderados por mujeres y en 8 por hombres y falta aún por definirse San Luis Potosí, que según declaraciones de su dirigente nacional, el espacio estaría reservado para una mujer. Indudablemente, el clima nacional permeará en los cuadros locales para competir por los espacios de representación locales.

El Partido Acción Nacional (PAN), de acuerdo a declaraciones de su representante en la ciudad de Oaxaca, afirmó que optaran por el método de la encuesta para seleccionar las candidaturas en los distritos electorales 13 y 14, así como en el 8º distrito electoral federal, sin descartar llevar a cabo procesos de selección internos. 

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) sigue a la expectativa de la ruta que trazará para enfrentar el proceso electoral 2021 en la entidad. 

Algunos consultores nacionales ya empiezan a hacerse notar en Oaxaca, tal es el caso de la experimentada Gisela Rubach, quien tuvo a su cargo la estrategia del actual mandatario y Roberto Trad, quien colaboró con José Antonio Estefan Garfias en la campaña por la gubernatura del estado. 

Definitivamente, el 2021 pondrá a prueba a la comunicación.