MILENIO

OAXACA.- Aunque los casos de coronavirus han aumentado en Oaxaca, autoridades municipales de Santa María Colotepec dieron permiso para que se realizara una fiesta de música electrónica en Playa Zicatela durante el fin de semana, lo que fue criticado por usuarios de redes sociales y vecinos de la zona.

La fiesta electrónica se celebró en el espacio que comprende el espacio de playa del restaurante La Piedra de la Iguana, donde se cobraron entre 150 Y 200 pesos a cada asistente al evento, amenizado por el DJ oaxaqueño Gurubay.

Al ser cuestionado, el representante legal del establecimiento aseguró que hubo respeto a las medidas de prevención, como la sana distancia, y el uso de cubrebocas obligatorio, pero en los videos que difunde la misma empresa se observa lo contrario, donde se exhibe que se rebaso el aforo permitido, la venta de bebidas alcohólicas y los clientes desestimaron el uso de cubrebocas; grabación que ya fue borrada de sus redes sociales.

La queja por la realización del evento fue presentada por ciudadanos que denunciaron el hecho y exigieron la intervención de las autoridades sanitarias para sancionar a las autoridades municipales involucradas, ya que se está violando la ley estatal de salud reformada.

De acuerdo con las recientes adecuaciones que hicieron los diputados locales, autoridad municipal que permitiera o autorizará algún evento masivo en su demarcación a riesgo de propagar los contagios masivos por SARS-Cov2, serían sujeto de sanciones, que podría ir hasta la revocación del mandato, de ser el caso.

El subsecretario de Salud, Juan Carlos Márquez Heine, señaló que desde el 6 de diciembre, la jurisdicción Número 6 emitió una circular que se hizo extensiva a todas las autoridades municipales de la zona costera para que se abstuvieran de extender y brindar permisos para festejos durante la temporada previo a la navidad, la navidad y el fin de año, ante el aumento de casos de covid-19 y al ser declarada Oaxaca en semáforo naranja.

Sin embargo, la autoridad municipal de Santa María Colotepec desestimó y desacató las ordenanzas, por lo que estaría en riesgo de que se le impongan sanciones, según lo estipula la ley estatal de salud recientemente reformada por la legislatura local, mientras que los responsables y propietarios del restaurante serían sujetos de un proceso de clausura y cierre de operaciones por contravenir las ordenanzas sanitarias derivado de la pandemia por covid-19.