HERALDO DE MÉXICO
/ FOTO CUARTOSCURO

Oaxaca.- El 2 de diciembre el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Salud, publicó la suscripción del convenio de fabricación y suministro de 34.4 millones de vacunas de Pfizer-BioNTech contra el covid-19. Según información oficial, también se firmaron acuerdos similares con AstraZeneca por 77.4 millones, con CanSino por 35 millones y con COVAX por 51.5 millones que en total sumarán más de 197 millones de dosis. 

El costo aproximado para el erario público será de cerca de 32 mil millones de pesos. Sin embargo, a pesar de que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, señaló contar con la autorización de contratación de emergencia, a la fecha no se han publicado dichos convenios en el portal de CompraNet ni en la Plataforma Nacional de Transparencia.

Si bien la prioridad debe ser que las vacunas se entreguen y suministren de manera eficaz y correcta a quienes más las necesitan, también es importante conocer los alcances e impacto al presupuesto nacional que estas compras tendrán, pues el gasto público es uno de los principales indicadores del desempeño de un gobierno.

Tan sólo el año pasado, por ejemplo, las contrataciones gubernamentales representaron aproximadamente el 31 por ciento del gasto nacional. Así, la pandemia causada por el covid-19, nos remarca la importancia de incrementar la apertura y transparencia de la información de las compras del gobierno, pues la combinación de opacidad y contrataciones de emergencia constituyen un alto riesgo e incrementan considerablemente las brechas de corrupción.

Conforme a un estudio publicado en julio de 2020 por Transparencia Mexicana, la CDMX, Jalisco, Nuevo León, Sinaloa y Sonora son las únicas entidades (incluyendo al gobierno federal) en publicar información de compras relacionadas con la atención y contención del covid-19. No obstante, la capital se puso al frente en el rubro de la apertura y transparencia en compras, señalando un gasto de alrededor de mil 700 millones de pesos a inicios de diciembre. El modelo que adoptó la CDMX puede ser un referente para el resto de las entidades y el gobierno federal.

Por ejemplo, la CDMX a través de la Agencia Digital de Innovación Pública implementó un apartado especial en el portal de datos abiertos (datos.cdmx.gob.mx) para reportar los contratos e información para conocer los tipos de compras, unidades compradoras, bienes y servicios adquiridos, justificaciones y montos, entre otros, otorgando una herramienta al público de monitoreo sobre el ejercicio del gasto, lo que representa un gran acierto en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Así, el uso de herramientas tecnológicas ha probado en diversas ciudades del mundo ser un mecanismo idóneo no sólo para fortalecer la eficacia de los procesos de compras públicas, sino también para generar incentivos ciudadanos para monitorear el ejercicio del gasto público. La idea central es que todo lo que ocurre en los procesos de compra sea de conocimiento público y se permita a todos los ciudadanos participar activamente en la planeación, desarrollo y ejecución de un proceso de compra. Esto es particularmente importante en momentos donde existe mayor riesgo de corrupción, como lo son las actuales contrataciones de emergencia que ha llevado a cabo el Gobierno Federal para la adquisición de vacunas.

Iniciando este 2021, el gobierno federal y los gobiernos estatales pueden implementar medidas y herramientas similares y crear ejemplos históricos de transparencia y apertura de información en las contrataciones públicas relacionadas con el covid-19. La decisión es de ellos, el derecho a conocerla es nuestro.