Por: Lucio Gopar.

  Fotos: Omar Maya Calvo.

Al recorrer las calles de Oaxaca podremos admirar todos sus aspectos, reconocer la belleza de esta Ciudad (Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco), que por lo mismo es tan admirada y por ende visitada por turistas de todo el mundo. Dentro de su arquitectura colonial, parte importante lo ocupan sus fastuosos templos, cada uno con una gran historia propia, que con solo mirarlos nuestra imaginación vuela y te traslada a otra época y te hace sentir que hay mucho por saber de cada uno de estos edificios que sobresalen por sus dimensiones y por su gran contenido de arte.

Y es que la arquitectura colonial que es llamada así, al conjunto de manifestaciones arquitectónicas que surgieron en América Latina, desde el descubrimiento del continente en 1492, hasta la independencia del mismo a principios del siglo XIX dejó en la parte positiva edificaciones que son testigos de esta etapa.

En nuestro país, la época colonial comprende desde 1542, cuando España tenía el control absoluto de la ahora República Mexicana, hasta la Independencia, a principios del siglo XIX. Es en este periodo que la arquitectura mexicana es enfocada principalmente en edificios religiosos católicos debido a la necesidad de los españoles de evangelizar la llamada Nueva España. Y para lograrlo destruyeron numerosos templos prehispánicos con lo que pretendían erradicar las costumbres religiosas politeístas de los nativos, las cuales se basaban en Dioses simbolizados en elementos naturales, a los que rendían culto. El trazo de las ciudades era reticular, con numerosas plazas y monumentos, y al ser la iglesia representante absoluta de la religión católica, el edificio más importante se colocaba al centro de la ciudad, dándole jerarquía con respecto a las demás edificaciones.

Así fue como en el México de la época colonial, tanto en las construcciones habitacionales como los templos siguieron el modelo español. Habiendo con la llegada de los franceses en 1864 una influencia francesa que perduró hasta la primera década del siglo XX.

La arquitectura colonial del estado de Oaxaca forma uno de los conjuntos más ricos, originales y notables del tesoro artístico de México, cuya referencia esencial son las fachadas de los edificios heredados de la época colonial, puesto que en ellas se concentra la mayor riqueza ornamental y creativa de ese periodo.

Los frailes dominicos llegaron a la Nueva España en 1526, y pronto se internaron en territorio oaxaqueño para emprender la construcción de sus conventos, que serían escenario principal de su labor evangelizadora.

Así que te recomendamos aprecies estos templos de gran belleza y valor histórico, por mencionar algunos: El templo y ex convento del Carmen Alto, el templo de Los Siete Príncipes, el majestuoso templo y ex convento de: “Santo Domingo de Guzmán”, el templo de “La Preciosa Sangre de Cristo”, el hermoso templo de “San Agustín”, el templo de “Nuestra Señora de la Merced”, de igual forma el templo de “Nuestra Señora de Guadalupe”, la imponente Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, El bello templo de San Juan de Dios, el templo de “La Compañía de Jesús”, La Basílica de “La Soledad”, el hermosísimo templo de San Felipe Neri, el templo de Nuestra Señora de la Consolación, entre muchos otros más. Así que si caminas y contemplas la belleza del arte de su exterior e interior, vas a quedar gratamente sorprendido y podrás también recomendar a los visitantes que incluyan en sus actividades recreativas, este paseo.

La Artista Plástica Yolanda Hernández Ortiz, Oaxqueña que desee que su arte llegue a nivel nacional e internacional.

 La artista Yolanda Hernández Ortiz, tuvo su primer encuentro con el arte en su natal comunidad “El Mirador Santa Cecilia”, perteneciente a San José del Progreso, Ocotlán de Morelos, Oaxaca, ya que su abuela paterna y sus tías se dedicaban al trabajo del deshilado textil, aprendiendo a bordar desde muy temprana edad. Recuerda con mucho gusto que cuando tenía diez años, algunas amigas compraban sus dibujos y le hacían encargos. También disfrutaba mucho el bordar, tejer, escribir, bailar y cantar, por ese motivo a los 15 años decidió salir de su comunidad yéndose a la capital del Estado, para empezar a estudiar alguna disciplina artística.

Hija de padres oaxaqueños, nacidos ambos en la comunidad de “El Porvenir”, San José del progreso, Ocotlán, su papá el Sr. Benedicto Anastasio Hernández Díaz y su mamá la Sra. Crescencia Yolanda Ortiz Porras, siempre le enseñaron que es a base del trabajo y asumir las responsabilidades, como se llega a lograr, lo que aspiras en la vida, no solo es por suerte, sino que tienes que poner empeño en el proceso para lograr tus metas. Y gracias a esos consejos y enseñanzas, además de estar ayudando desde pequeña en el trabajo de la familia, se le hizo un hábito el tener que buscar su vocación, siendo así que a los 19 años ingresó a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, tomando un taller libre de pintura durante un año, lo cual le sirvió para reafirmar su gusto por esta expresión artista, eligiendo especializarse cuatro años más, en la Instructoría en Artes Plásticas.

Su dedicación al estudio, analizando profundamente los temas de su carrera, lo cual fue apreciado por los representantes de la institución, le dio la oportunidad de ser becada por la UABJO, a través de la Facultad de Bellas Artes, para tomar cursos de verano de dibujo, escultura e instalación, en la Universidad del Estado de California, ubicada en la Ciudad de Fresno, en los Estados Unidos.

Actualmente ya es una artista consolidada y dentro de sus exposiciones ha expuesto obras de su autoría, en donde se abordan temáticas femeninas, así como erotismo, tradiciones y costumbres oaxaqueñas, así como flora y fauna principalmente.

Su arte quiere que lo conozcan los oaxaqueños y los amantes del arte de los 5 continentes.

Llena de talento por expresar y comunicar a través de su arte, nos dice que su concepto es “La Espiritualidad en la naturaleza”, siendo así que por ello realizó tres exposiciones individuales que denominó así: “Movimiento en forma”, “Diálogos en la naturaleza” y “Florilegio”.

Nos platica la artista Yolanda Hernández Ortiz, que su sensibilidad por el arte le motiva para hacer diversas actividades, sin embargo tiene que detenerse a pensar qué es algo específico en lo que puede enfocar su energía, siendo así que una de sus metas es “exponer en otros estados de la República, así como en ciudades de otros países”. Otra meta es la realización de proyectos para creación y construcción de un Centro de Artes en su comunidad, así como la creación de una marca de diseño textil.

Si se pudiera resumir cómo describe su obra, la artista nos comenta: “A través de mi obra busco transmitir el amor entre la humanidad, procuro crear con técnicas y materiales amigables con el medio ambiente. He donado porcentajes y totalidad de ventas de obra a instituciones y asociaciones civiles que apoyan a sectores vulnerables.

Un consejo que brinda a los jóvenes es que busquen prepararse y enfocarse en sus sueños. Nada más enriquecedor para el espíritu. Y nos proporciona sus redes sociales para conocerla más y apreciar sus obras y sus proyectos, en Facebook: Matiz de Yolanda Hernández, en Instagram: Matiz de Yolanda y su whatsapp solo para mensajes: 9512373785.

La artista Yolanda Hernández Ortiz, nos dice que como artista se siente orgullosa de la arquitectura y el esplendoroso arte que hay en Oaxaca a través de los templos católicos de la época colonial, por eso ella te invita a visitarlos, admirarlos y recomendarlos con nuestros visitantes.