HERALDO DE MÉXICO 

Oaxaca.- El pueblo cafetalero Pluma Hidalgo, Oaxaca, fue fundado en 1870 y se ha ganado su nombre por la montaña que parece terminar en forma de pluma.

Y aunque si bien el café es la estrella de a región, otro de los imperdibles son sus tamales de mole en hoja de plátano que puedes probar en cualquiera de sus coloridas calles o mercados, en los cuales también encontrarás artesanías locales, principalmente aquellas hechas de hilo, que te recordarán la importancia de nuestra historia.

Si vas a este pueblo y no das un recorrido por sus plantaciones de café, es como si nunca lo hubieras visitado.

Te sorprenderá la calidad y pasión que inyectan en la producción de esta bebida cuyo resultado es simplemente exquisito y revitalizante, tanto que te da energía para dar una vuelta por su plaza central y admirar su iglesia. De ahí puedes moverte a las costas oaxaqueñas y dormir en El Risco frente a la playa de Cuatunalco.