“Defenderé el principio del control civil de las fuerzas armadas, como se pretendía, No estaría aquí, pidiendo su apoyo, si sintiera que no podía o no estaba dispuesto a interrogar a las personas con las que una vez serví y las operaciones que una vez dirigí, o demasiado miedo a decir lo que pienso a usted o al presidente”. “Eso significa asegurarte de tener las herramientas, la tecnología, las armas y el entrenamiento para detectar y derrotar a nuestros enemigos. Significa establecer una política y una estrategia sólidas y asignarte misiones claras. Poner una prima en la cooperación con nuestros aliados y socios. Y significa estar en lo mejor de nuestros valores fundamentales, los mismos que nuestros conciudadanos esperan de nosotros”. General Lloyd James Austin III

1975 graduado de la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, N.Y., Austin comandó unidades de infantería y dirigió soldados en combate en Irak y Afganistán. Fue el primer comandante negro de una división y cuerpo del Ejército en combate. Se retiró después de dirigir el Comando Central de Estados Unidos en los esfuerzos de guerra en Afganistán, Irak y Siria.

Fue el último comandante en jefe de la Operación Nuevo Amanecer durante la guerra de Irak que terminó el 18 de diciembre de 2011. Entre el 31 de enero de 2011 y el 22 de marzo de 2013 fue el 33º sub-jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y después el 12º comandante del Mando Central de los Estados Unidos (CENTCOM).

El Senado de Estados Unidos confirmó oficialmente al secretario de la Defensa del nuevo presidente Joe Biden, el general del Ejército de cuatro estrellas retirado Lloyd Austin, será el primer afroamericano en liderar el Pentágono en la historia de Estados Unidos.

Lloyd James Austin III es un militar estadounidense. Se retiró en 2016 siendo general de cuatro estrellas del ejército de tierra estadounidense. Desde 2016 trabajó en el sector privado formando parte de la junta directiva de empresas como Raytheon Technologies, Nucor o Tenet Healthcare.

El presidente Joe Biden busca que Austin restaure la estabilidad al frente del Pentágono, que pasó por dos secretarios de defensa confirmados por el Senado y cuatro que ocuparon el cargo de manera interina durante la Administración Trump.

Austin se retiró después de servir como el primer general negro en encabezar el Comando Central de EU, responsable de los intereses de Estados Unidos en 27 naciones que se extienden desde el Cuerno de África a través de la región del Golfo Pérsico, en Asia Central. Fue el primer vicejefe de estado mayor afroamericano del Ejército en 2012 y también se desempeñó como director del Estado Mayor Conjunto, un trabajo que le dio una visión íntima del funcionamiento interno del Pentágono.

Comandara a las Fuerzas Armadas más poderosas del planeta. Compuestas por el Ejército, el Cuerpo de Marines, la Armada, la Fuerza Aérea, la Fuerza Espacial, la Guardia Nacional y la Guardia Costera. Con más de 1,325000 miembros en activo y 1,5000000 en reserva y con un presupuesto militar de más de 716 000000000 millones de dólares.

Dentro de sus principales tareas incluirán asegurar que el ejército proporcionara un disuasivo sólido a China, ya que Estados Unidos trabaja para comprobar su creciente poder en el este de Asia y sus ambiciones en todo el mundo.

También aumentar el apoyo militar a la lucha contra la pandemia de coronavirus, para apoyar los esfuerzos para detener la propagación y distribuir vacunas.

Tener mayor acercamiento con el Secretario General de la OTAN Jens Stoltenberg, y recibir informes operativos sobre China y Oriente Medio, ya que son ellos los que tienen mayor conocimiento de la región donde se llevan a cabo las operaciones.

Investigar la filtración de los rusos en las redes y elecciones de los Estados Unidos, el Pentágono tendrá que apoyarse con las diferentes agencias de Inteligencia e Investigación estadounidenses.

Fortalecer la relación de defensa bilateral, así como de cooperación de seguridad y defensa regional con México y Canadá. Y hacer que todos en el Departamento de Defensa sean más efectivos en el trabajo.

Lloyd James Austin nació en Alabama, Estados Unidos. Se graduó en 1975 como teniente segundo en la Academia Militar de Estados Unidos de West Point, en Nueva York. Posee dos masters, uno en educación, de la Universidad de Auburm y otro en gestión de negocios de la Universidad Webster.

Inició su carrera militar en 1975 como teniente hasta llegar a convertirse en un general de cuatro estrellas y comandante del Comando Central de Estados Unidos, la organización militar de Estados Unidos que supervisa las operaciones en Oriente Medio.

Fue comandante de la División Auxiliar (Maniobra), la 3ª División de Infantería (Mecanizada) en Fort Stewart, Georgia y comandante general de la 10ª División de Montaña en Fort Drum con sede en Nueva York desde septiembre de 2003 hasta agosto de 2005, además comandante de la Combined Joint Task Force-180 en la Operación Libertad Duradera, en Afganistán.

Posteriormente fue nombrado comandante del Comando Central de las Fuerzas Armadas de su país entre septiembre de 2005 hasta noviembre de 2006, seguido de la asignación como el Comandante General, XVIII Cuerpo Aerotransportado en diciembre de 2006 donde comandó la Fuerzas Multinacionales en Iraq, durante la guerra de Irak desde febrero de 2008 hasta de abril de 2009. Posteriormente, fue asignado al Pentágono de 2009 a agosto de 2010. Austin dirigió las Fuerzas de Estados Unidos en Irak desde septiembre de 2010 hasta la finalización de la Operación Nuevo Amanecer en diciembre de 2011. Más tarde fue Vicejefe de Estado Mayor del Ejército a partir de enero de 2012 hasta marzo de 2013.

Austin se convirtió en el comandante de CENTCOM el 22 de marzo de 2013, tras ser nominado por el presidente Obama a fines de 2012. Su papel como comandante del CENTCOM ha sido descrito como el de un “general invisible”, evitando las relaciones con los medios de comunicación mientras lideraba la lucha de Estados Unidos contra el Estado Islámico.

Como comandante, tras tomar el control de Mosul en junio de 2014, Austin supervisó el desarrollo y la ejecución del plan de campaña militar para contrarrestar al poder Islámico en Irak y Siria. En octubre de 2014, Austin argumentó que el enfoque principal del ejército estadounidense en las operaciones contra el Estado Islámico debería ser Irak, a diferencia de Siria. En 2015, Austin admitió en una audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado que un programa estadounidense destinado a capacitar a sirios para combatir al Estado Islámico no había tenido éxito.

La ceremonia de retirada de Austin fue 5 de abril de 2016.

En 2016, Austin se incorporó al sector privado uniéndose a la junta directiva de Raytheon Technologies, un contratista militar. El 18 de septiembre de 2017, Austin fue nombrado miembro de la junta directiva de Nucor. El 29 de mayo de 2018, Austin fue nombrado director independiente en la junta de Tenet Healthcare. También trabaja en una empresa de consultoría.

El 27 de noviembre de 2020, Axios informó que Austin estaba siendo considerado por el equipo de transición Biden-Harris para el papel de secretario de defensa en la administración entrante. Austin también fue asesor de transición en asuntos de seguridad nacional. El 7 de diciembre de 2020, se informó que el presidente electo Joe Biden nombrará a Austin como secretario de defensa. Biden conoció a Austin mientras Austin era el comandante de CENTCOM en la administración de Obama y, según se informa, llegó a confiar en Austin después de recibir sus informes. Al igual que el exsecretario de defensa “el marine” de cuatro estrellas James Mattis, Austin necesitará necesito la exención del Congreso de la Ley de Seguridad Nacional de 1947 para evitar el período de cadencia de siete años después de dejar el servicio militar activo, para ser nombrado secretario de defensa.

El general Austin es la tercera persona a la que se le concedió la renuncia a la ley de 1947, que estaba destinada a garantizar el control civil de los militares. George Marshall, un ex general del ejército de cinco estrellas fue el primero. Lo recibió en 1950 para servir como secretario de defensa del expresidente Harry Truman durante la Guerra de Corea. El segundo fue para el primer secretario de defensa del expresidente Donald Trump, el general de la infantería de marina retirado Jim Mattis en 2017.