1).- ¿Cuál emergencia sanitaria?

De algo podemos tener la certeza: las medidas de prevención por Covid-19, no cuajan en algunos partidos y actores políticos. Desde marzo de 2020 que inició la contingencia, ni Salomón Jara ni sus operadores le han bajado. Tampoco sus aliados incómodos del Partido del Trabajo (PT). Asambleas por aquí; mítines por allá. Contagios y decesos simplemente les han valido. La súper delegada de Programas Bienestar, Nancy Ortiz y subordinadas fueron señaladas de entregar tarjetas con actos masivos, en meses de mayor incidencia. Nino Morales, el capo del Frente Único de Comunidades Oaxaqueñas (FUCO), igualmente metido a fondo. Hay que recordar los bloqueos carreteros previos al fin de año. Ahí participaron los ediles cilindreados por Jara Cruz, de Tehuantepec, Salina Cruz y Juchitán. Vilma Martínez, Juan Carlos Atecas y Emilio Montero, respectivamente. Exigían que el gobierno de Alejandro Murat les ministrara recursos para el pago de aguinaldos.

2).- Robles y Noroña: los dos chiflados

Las últimas semanas han sido un festín para dos chiflados: los diputados Benjamín Robles Montoya, franquicitario del PT y su coordinador de bancada, Gerardo Fernández Noroña, a) Lord cubre-bocas. Acto masivo en Matías Romero y el controvertido enemigo de las medidas sanitarias, echando de su ronco pecho. Salivazo por delante. Sin ningún recato. En Chahuites, con términos soeces y vulgares arremetió en contra de Leobardo Ramos, a quien llamó “edil pedorro”. Éste fue ejecutado cuatro días después. Y Noroña todavía se victimiza ante hechos consumados, no obstante que, junto con el chilango avecindado en Oaxaca, conocido como “The Dirty Face”, siguen alentando el discurso del odio y el encono. Una acción tipificada como responsabilidad criminal, pues escenarios como los de las poblaciones istmeñas, revierten todo principio de civilidad y tolerancia.

3).- Vacunas y tarjetas Bienestar

Con el ardid de que las controvertidas vacunas anti-Covid, no son una responsabilidad sino una concesión del gobierno de la 4T y Morena, hay quienes han asumido el biológico como tema personal. Para blindarse, quienes pretenden reciclarse, han ido de torpeza en torpeza. Lo quiso negar, pero ya la avalancha de la crítica lo había barrido. Se trata del también legislador federal, Daniel Gutiérrez. Como el señoritingo se va a campaña otra vez, pidió se le vacunara fuera de protocolo. Ya le supo el negocio de acaparar la obra de las comunidades de la Sierra Sur. Ahí lo detestan, como diputado y como contratista. Sus colegas locales: Inés Leal Pérez, Luis Alfonso Silva Romo y Ángel Domínguez, a) El Andariego, ya cuentan con las tarjetas de Bienestar para doblar a sus futuros votantes.

4).- Comparecencias presenciales

De poco valieron las sugerencias de los Servicios de Salud, ante la presidenta de la JUCOPO, Delfina Elizabeth Guzmán Díaz, para que las comparecencias de la Glosa del IV Informe fueran en plataformas digitales. La diputada de Morena, eje de la anticipada campaña de Salomón Jara, se obstinó para que se lucieran sus colegas, aunque sólo hicieran el ridículo. Y pujó para hacerlas presenciales. La mayoría de la bancada de Morena ya se asume en campaña. Han hecho un papel deplorable, pero quieren repetir. Hacer el segundo capítulo de la peor legislatura de la historia política de Oaxaca; la más onerosa; la más improductiva; la más voraz.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Al analizar las listas de candidatos plurinominales, sólo puedo afirmar que el PRI jamás cambiará, ni con las derrotas vergonzosas que ha recibido, menos con los inciertos triunfos. Clanes familiares, cacicazgos, dinosaurios, juniorciques y otras especies. Cada día está peor.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax