Oaxaca.- En el marco del Día Naranja, que se promueve el 25 de cada mes en el compromiso de promover e impulsar acciones que permitan prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, la magistrada Ana Mireya Santos López, integrante de la Sala de Justicia Indígena y Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia reiteró la prioridad que la institución ha brindado a este tema.
Hizo hincapié en que las mujeres indígenas son parte importante de la lucha de sus comunidades para lograr el respeto y reconocimiento de sus derechos colectivos y es ahí donde el Poder Judicial del Estado, que presiden el magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, conjunta esfuerzos para que la justicia opere desde un enfoque intercultural y de género a fin de erradicar todo tipo de violencia contra las mujeres y niñas indígenas, así como las afromexicanas.
“Se busca trabajar de la mano con base en una relación de respeto con los sistemas de justicia de las comunidades para detener las violencias que tanto afectan a las colectividades como a las personas que las integran” enfatizó en un mensaje que envió a través de un video con motivo de esta fecha instaurada por la ONU desde el 2008.
Señaló que, de acuerdo a información del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC), en el marco del seminario virtual “Violencias y Mujeres Indígenas”, realizado el pasado 1 de octubre del año 2020, los periodistas indígenas enfatizaron en que las violencias que sufren las mujeres y niñas indígenas se ejercen de distintas formas, no son solamente agresiones personales, en el hogar o la comunidad, sino también en el sector público y privado.
“Las violencias que experimentan las mujeres y las niñas indígenas son de índole económico, social, policial, estructural, étnico, territorial, lingüístico, legal e intrafamiliar, que son agresiones que vienen de un sistema colonialista y racista que oprime a las mujeres indígenas y afrodescendientes”, destacó.
De acuerdo con estadísticas del Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (BANAVIM), hasta el 25 de febrero de 2021 han sido registrados seis mil 526 casos de violencia en contra de mujeres, de los cuales en cuatro mil 541 los agresores fueron hombres.