EL ECONOMISTA

Oaxaca.- A fin de continuar con la estrategia para detonar el desarrollo económico de la región sur-sureste y salga del rezago regional, los integrantes del Pacto Oaxaca anunciaron la primera parte de una cartera de inversiones, compuesta por 36 proyectos con un monto total de 70,000 millones de pesos.

En reunión virtual, empresarios, académicos, autoridades federales y estatales y diplomáticos presentaron los avances de esta alianza integrada por los estados de Puebla, Tabasco, Veracruz, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Entre los logros alcanzados, tanto en materia de infraestructura como en atracción de capitales, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz, destacó la elaboración de una primera etapa de una cartera de inversiones.

Recordó que esta acción también obedece al objetivo de detonar una nueva política industrial en México y que permita vencer las brechas entre las regiones del país.

“Hace tres años y apenas empezando mis funciones como presidente de la Concamin y teniendo enfrente a la campaña presidencial del 2018, me propuse la elaboración de una propuesta para los candidatos presidenciales en materia del destino industrial del país, de ahí surgió la propuesta de los industriales hacia una industria del futuro (…) En esta propuesta postulábamos que era importante crear una alianza de cooperación público-privada, inclusiva y de carácter industrial, también, que era necesario impulsar un desarrollo industrial equilibrado, con énfasis en el sur-sureste y fuertemente apoyado por la educación”, expuso.

Al respecto, Marco Gutiérrez, presidente del Comité de Proyectos del Pacto Oaxaca, precisó que estos proyectos de inversión no pertenecen a los que anunció recientemente el gobierno federal, la Secretaría de Economía, ni por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), así como por otros grupos empresariales.

Manifestó que para la elaboración de esta cartera orientada a la infraestructura productiva, se trabajó en cinco componentes: el primero es que los proyectos cumplan con una serie de requisitos, como el hecho de que cada desarrollo cuente con 50% de inversión privada; segundo, que se desarrollara un trabajo de interlocución con las secretarías de Desarrollo Económico de los nueve estados; tercero, que se elaborara una ficha técnica por cada proyecto de atracción de capitales (que incluyera la descripción de lo que se va a destinar, la ubicación, cifra de inversión, entre otros) y que fuera parecida a la que presentan tanto la Secretaría de Economía como la SHCP.

El cuarto componente que se trabajó fue el de realizar la cartera, donde se incluye la etapa en la que está cada proyecto, los avances, el sector y subsector al que pertenecen; mientras que el quinto es el de la promoción.

A la par de esta división, indicó cada proyecto se encuentra divido en cinco etapas: potenciales (oportunidades visualizadas); preparación (evaluación inicial); análisis (desarrollo de factibilidades); autorización (emisión de autorizaciones y permisos), y ejecución (inicio de construcción y puesta en servicio).

Transporte y comunicaciones

Marco Gutiérrez puntualizó que la cartera en inversiones está divida en una serie de sectores, donde los de comunicaciones y transportes son los que concentran el mayor número de proyectos, con 25, cuyo monto asciende a los 50,000 millones de pesos; “son proyectos como aeropuertos, carreteras, transporte marítimo, puertos”.

En tanto, los rubros de urbanización, turismo, agua, energía y cómputo concentran 11 proyectos, con los 20,000 millones de pesos restantes.

Por su parte, Rafael Marín, director general del Corredor Interoceánico, recordó que dentro del Pacto Oaxaca están contemplados los proyectos del Tren Maya, el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec y los polos de desarrollo, que en conjunto van a detonar a diversos sectores, como agroindustria, actividades industriales y comercio y servicios.

Sobre los avances que se han logrado, destacó que para este año quedará finalizado el Corredor Logístico de la región, mientras que para el Puerto Salina Cruz ya está concluido el muelle de contenedores-usos múltiples, y el Rompeolas Oeste, tiene un avance de 15%; para el Puerto de Coatzacoalcos, ya quedaron finalizadas las obras de ampliación de los dos muelles y del acceso carretero.

El embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian, recordó que el país europeo ha desarrollado varios proyectos de infraestructura en la región sur-sureste, como la construcción de un gasoducto que conecta a la península de Yucatán con el resto de México.