Oaxaca.- Casi cuatro mil vistas en doce horas ¿Por qué causó tanto interés? Esos caminos rurales de concreto para cabeceras municipales de Oaxaca son considerados símbolo de la 4T. Quién sabe si sigan distinguiéndolo igual porque ayer una noticia causó revuelo nacional: De los 45 caminos rurales construidos bajo la responsabilidad del INPI y la SCT, 22 colapsaron con las lluvias.

El más reciente lo inauguró el presidente López Obrador en San Mateo Tlapiltepec. Aunque el trabajo está bien, en ese pueblo la autoridad municipal denunció corrupción del INPI para la asignación de la obra. Personero de Adelfo Regino Montes les pidió 300 mil pesos de “moche”.

Con fallas tan enormes se destruye lo que el presidente AMLO consideraba un proyecto paradigmático que puso en manos del INPI a cargo del cuestionado Adelfo Regino Montes. Un funcionario muy debatido, primero por la serie de corrupciones que las comunidades han evidenciado en la construcción de estos caminos, y segundo por las fallas técnicas que terminaron con el derrumbamiento de esas vías que se veían con símbolo de honestidad y para la reivindicación de los pueblos indígenas.

El INPI tiene la responsabilidad de gestionar y autorizar el proyecto, administrar los recursos y supervisar el camino

hasta su adecuada terminación. El hecho de que 22 de las 45 de estas obras estén inservibles habla de la ineficiencia y corrupción del INPI. Algunos presidentes municipales han asegurado a este columnista que el “moche” que exige el INPI para aprobar un camino a determinado municipio, es de 300 mil pesos.

CONSULTAS PATITO

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas hace agua por todos lados. Así como el programa de caminos rurales ha empezado a colapsar la ineptitud de Adelfo Regino es evidente también en los megaproyectos del Tren Maya y el Interoceánico.

Las pifias del director del INPI no pueden ser peor. Las consultas indígenas que debió haber hecho con apego a las normas internacionales para que los proyectos avancen, resultaron ser un mero remedo. Fueron consultas “patito”, dicen campesinos de la Ucizoni. Los pueblos indígenas dueños de las tierras por donde pasan esos ferrocarriles han detenido los trabajos. Por vías jurídicas y con su presencia física han logrado suspender parcialmente tales obras.

SALOMÓN QUIERE EL PRD

Los perredistas que aún permanecen fieles al partido amarillo ven con desconfianza la reciente jugada de los hermanos Salomón y Amador Jara Cruz. Insisten en tener influencia en dos partidos: el Morena y el PRD.

El supuesto distanciamiento entre los dos hermanos resultó una simulación. Dicen sus allegados que su tirada es influir en ambos partidos “por lo que se llegara a ofrecer”. Conjeturan que en caso de que Morena no acepte la candidatura de Salomón, el próximo año su hermano como influyente adherente del PRD podría pedir que lo volvieran a aceptar

como candidato. No hay que olvidar que en la elección que ganó Alejandro Murat, Salomón también fue candidato a gobernador.

A eso se debe que estén peleando jurídicamente la NO expulsión de Amador del PRD a pesar de su “evidente activismo” en el Morena.

La dirigencia estatal pidió la intervención de su comité nacional que lo expulsó con las pruebas del perjurio. Muchas veces lo grabaron haciendo proselitismo para el Morena cuando se decía perredista. Lo tacharon de espía y lo echaron.

Recurrieron al Tribunal Estatal Electoral que, sospechosamente, restituyó los derechos políticos y partidarios a Amador Jara Cruz. Alegó que sus méritos fueron vulnerados por el PRD. Pero allí no termina el juicio.

Cuando Salomón Jara fue comisionado a Guerrero para encaminar la frustrada candidatura del “violador” Félix Salgado Macedonio, se llevó a su hermanito. Los perredistas ya tienen copia del nombramiento de Amador como delegado del Morena en Acapulco. Con esta prueba, ya no podrán seguir mangoneado en dos partidos. El juicio proseguirá ahora en la Sala Xalapa del Tribunal Federal Electoral.

Si en la segunda instancia judicial ratifican la expulsión de Amador Jara del PRD el suceso puede ser premonitorio para el candidato adelantado Salomón Jara.

Significaría rotundo fracaso para su proyecto que el Comité de Honor y Justicia del Partido Morena quitara definitivamente la candidatura de Félix Salgado a la gubernatura de Guerrero. Los signos tanto para el “violador” como para su delegado promotor Salomón Jara, serían muy negativos. Por ejemplo: que al interior del Morena ya empiezan a rechazar los dislates de AMLO como el hecho de

proteger a un candidato impresentable. Anular esa candidatura dejaría también el mensaje de que el presidente ya no tiene todo el poder.