Oaxaca.- Con la oportunidad que caracteriza a esta columna advertí desde el momento del lanzamiento de la convocatoria, que sería una farsa. Y así resultó, lamentablemente, para burla de los muchos estudiosos del derecho y uno que otro oportunista de los que atendieron la invitación.

El doctor Eduardo Castellanos Hernández fue uno de los estudiosos del Derecho que llamaron la atención por su perfil, al inscribirse en la convocatoria. Cuando los diputados de la comisión de administración de justicia que encabeza la morenista Elisa Zepeda, con una ligereza irresponsable desecharon de la lista a la mayoría de los aspirantes, este jurista fue el primero en advertir el ardid de los legisladores:

“Los diputados no analizaron suficientemente los méritos y deméritos de los candidatos que nos postulamos al cargo”. Pero cómo lo van a hacer cuando, en muchos de los casos, ni siquiera abrieron la paquetería de cada aspirante, según nos enteramos.

Con su reclamo el doctor Castellanos les dio una lección jurisprudencial. Les dijo que “aquí hubo la posibilidad de que en cumplimiento del principio constitucional de máxima publicidad y para garantizar la transparencia en los asuntos públicos, la terna pudiese ser aceptada, pero la asamblea soberana que representa a todas y todos los oaxaqueños, puede rechazarla y solicitar un examen más detenido de todos los candidatos que llevamos nuestra documentación al Congreso del Estado”. Los neófitos legisladores ni siquiera lo escucharon, menos lo pensaron.

Apegados a su práctica del pago por evento los diputados solo esperaron el siguiente paso. La terna del Ejecutivo llegó y votaron por el que encabezaba la lista: Arturo Peimbert.

Dicen los enterados que el beneplácito mayor fue para los hermanitos Sosa (la Sosa Nostra en referencia a la mafia siciliana), y para su patrón Salomón Jara.

Los que no quedaron muy contentos porque ni siquiera pudieron opinar, fueron los del clan “Carasucia” en la Cámara.

A eso obedece que, en la sesión del peor Congreso local, el diputado del PT Cesar Morales, amanuense del chilango traído de Michoacán, haya reaccionado rápidamente con la consigna de su amo en la mano. Presentó dos puntos de acuerdo referentes a la insistencia del “Carasucia” mayor. Aunque bien dicen que los puntos de acuerdo en el Congreso son como las llamadas a misa, pidieron investigar al titular de los SSO por una supuesta indebida compra de instrumentos médicos.

EL CHICO PORNO

Feministas de la región Mixe y Sierra Norte reaccionaron como una organización tan eficaz que hoy son ejemplo de valor para frenar actitudes machistas y misóginas que, en la Sierra norte, impulsaban un grupo de militantes del Morena y altos funcionarios del INPI que dirige Adelfo Regino Montes.

Hoy que alcanzan gran sonoridad política los abusos contra mujeres de Guerrero que cometió el “toro sin cerca” Félix Salgado Macedonio, llama la atención la efectividad de la reacción de las mujeres Mixes y Zapotecas decididas a romper sometimiento y abusos desde el poder.

Cuando descubrieron que sus cuerpos eran exhibidos en las redes sociales a través de un chat en el que participaban altos funcionarios del INPI y políticos del Morena, los denunciaron y pidieron intervención de la CNDH que, incluso, dictó medidas cautelares que aceptó el INPI.

El primer misógino denunciado fue Donato Vargas Jiménez quien participaba en el grupo de “etnoporno” denominado “Sierra XXX”. En esta dirección exhibían fotografías de mujeres indígenas de la región. Lo raro es que Donato, como resultado de una simple disculpa que pidió a una de las ofendidas, el partido Morena aún lo sostiene como precandidato a diputado local del Morena por los distritos Mixe-Choapam a pesar del escándalo y las denuncias. Si las mujeres de Guerrero soportan a un candidato violador, las Mixes no toleraremos a los acosadores, dicen las quejosas.

Otros involucrados en esta red de chicos porno, son: Rolando Vázquez Pérez, Juan Eliel Inocente, Heriberto Santos, altos funcionarios del INPI y protegidos de Adelfo Regino Montes. Donato Vargas y Juan Eliel aún son investigados por la Fiscalía General del Estado.

Humberto Santos, después de la investigación judicial, fue anulado como aspirante a diputado del Morena no así Donato Vargas cuya investigación sigue su curso, pero las mujeres ofendidas insisten en que ninguno de estos “misóginos machistas” siga siendo considerado candidato a diputado. Si así son acosadores, con fuero serían alto riesgo para las mujeres, expresan.