Oaxaca.- Uno de los trascendidos dice: “Que Morena no ha podido definir candidatos en Oaxaca porque el Senador Salomón Jara ha querido imponer candidatos en todo el Istmo de Tehuantepec por el precio que adquirirán los terrenos por el corredor transístmico (¿tan caro?). Destaca el caso de Jorge Arroyo, propuesto por Jara como presidente municipal de Salina Cruz a pesar de ser señalado por la comunidad Huave de San Mateo del Mar como responsable de la masacre de veinte personas en junio de 2020.

El documento -nunca aclarado- circuló profusamente con los nombres de los candidatos supuestamente apadrinados por Salomón, y anotada la cantidad que deberían o que ya habían aportado.

Entre los candidatos promovidos por el senador Jara para su reelección están varias presidentas municipales. La de Huajuapan de León. Juana Cruz quien, según la lista, “aportaría” 13.5 millones de pesos, cantidad similar a la que dicen le “hackearon” de las cuentas municipales.

También está la de San Jacinto Amilpas Yolanda Santos Montaño anotada con una aportación de 2.5 millones de pesos.

El caso más ofensivo entre los tehuanos es el de la edil Vilma Martínez Cortés quien ha sido aceptada por Jara para reelegirse. El “hombre fuerte” del Morenismo en Oaxaca así lo decidió, pero veamos lo que dicen los medios, incluyendo las redes sociales:

CÁRCEL NO REELECCIÓN

“A punto de ir a la cárcel la presidenta municipal de Santo Domingo Tehuantepec Vilma Martínez Cortés y su pandilla de regidores que solo se han dedicado a robarle al pueblo sin hacer ninguna obra como para taparle el ojo al macho. El robo millonario fue descubierto por el Órgano Superior de Fiscalización de la Federación. El dinero desviado del municipio fue repartido entre los jefes de la mafia del guachicol protegidos por el senador Salomón Jara, entre ellos a Antonino Morales alias El Nino, alcalde de San Blas Atempa.

“Los medios descubren que el desvío del presupuesto sirve para comprar jueces federales que solapen sus actividades ilícitas. Mencionan el caso de un juez federal en Salina Cruz cuya estancia en un hotel de lujo es con cargo al Ayuntamiento de Tehuantepec.

“El aporte para defensa del voto de Vilma Martínez, dicen que fue convenido en 30 millones de pesos. Así la dejarán registrarse como candidata a la reelección y seguir manejando el presupuesto de 150 mdp que recibe Tehuantepec.

Los presidentes municipales de la franja del Istmo de Tehuantepec que controla Salomón Jara, son considerados nuevos magnates con ranchos, casas, trituradoras, volteos y empresas constructoras.

OSWALDO, SUS CUENTAS

Reza la sabiduría popular: “Sólo el que carga el cajón sabe lo que pesa el muerto”. En el caso del peor presidente municipal

que haya tenido Oaxaca de Juárez. Solo él sabe el tamaño de sus desvíos al frente del Ayuntamiento que lo llevaron a la confesión de parte. “me iré, no sé si pronto o un poco más tarde”.

Sabía del peso de los yerros que lo llevaron al cesto de la basura histórica como el alcalde más desastroso y corrupto. Ni siquiera al OSFE rinde cuentas. Por eso, a manera de premonición, buscó a quien culpar de su fracaso e imputó a su acérrimo adversario político Salomón Jara. Le dijo en aquella carta premonitoria: “…mi convicción es lo único que me llevaré cuando regrese a la Univas (ya sabía que lo echarían del cargo, vergonzosamente, sin oportunidad de reelegirse), no sé si pronto o un poco más tarde”.

Me dicen que, aparte de la animadversión que Jara le manifestaba a partir de que el dinero los enemistó y que llevó a Oswaldo a decirle: “tú difamas a quienes no nos alineamos a tus ambiciones”, el distanciamiento entre estos dos políticos del Morena rompió con las reglas más elementales de la convivencia política. Fue un choque de trenes, como dije.

Otros detalles que influyeron en el triste fin de la carrera política de Oswaldo fueron la frivolidad y el alcoholismo. Algunos regidores me comentaron que su carrera era insostenible. Ni siquiera cumplía cabalmente con su presencia en las sesiones de Cabildo.

En Morena sabían por las encuestas de a deveras, no las que ocultan, que Oswaldo se ha ganado el repudio generalizado de los ciudadanos que nunca gobernó con dignidad y que su reelección era ilusoria.