Oaxaca.- Esto habla de su algidez por la alta carga política que conllevan ¿Quién está detrás de tales embestidas? Es la pregunta que la sociedad hace sin obtener respuesta. Lo sabremos hasta que los grupos políticos perversos se pongan de acuerdo. No hay que olvidar que la crueldad de la historia Política es la eterna lucha entre dominadores y dominados, Y, siempre, el pueblo queda entre las patas de los caballos.

El jefe del ejecutivo Alejandro Murat Hinojosa, y el Secretario General del Gobierno responsable de la política interna, Francisco García López, hablaron sobre los actos de provocación de los normalistas. Esto confirma lo complicado del tema. Metieron baza ante el insistente reclamo de aplicar la ley para devolver la tranquilidad en nuestra ciudad.

Murat, montado en este momento en este potro salvaje que significa gobernar Oaxaca, concluyente descartó la intervención de la fuerza pública y menos -dijo- “cuando estamos viviendo la fiesta de las elecciones”.

Francisco García -Paco Piza- como responsable de la política interna de la misma manera sabe que Oaxaca es un polvorín. Está cargado de conflictos agrarios y sociales que deben manejarse con escrupulosidad para que no estallen. Por eso también descartó el uso de la Policía. Dijo que el diálogo será el instrumento principal ante los normalistas y reveló que en las negociaciones está interviniendo el gobierno federal.

RECELOSOS

La terrible experiencia que vivió Oaxaca con la asonada del año 2006 y ver hoy al frente a los agitadores profesionales nos vuelve recelosos. La suspicacia brinca cuando vemos a los embozados que incitan el vandalismo; andan retozando con la idea de revivir aquellos acontecimientos. Esta amalgama de sucesos hace que la sociedad se inquiete. Empieza a crecer la incertidumbre cuando el bandolerismo pega -otra vez- a nuestra raquítica economía. Solo para que se enteren del tremendo daño que causan a la sociedad, les doy un dato: Ayer ya sumaban 22 vuelos aéreos cancelados, las pérdidas son multimillonarias ¿Cuántos más seguirán?

Los mañosos “maestros” del cartel 22, lo mismos que operaron la barbarie del 2006 empiezan a frotarse las manos. Son los mismos, los que se llenaron las manos con el dinero público que obtenían de Ulises Ruiz. Los que montaron la industria de la venta de plazas magisteriales, de los ascensos y cambios de adscripción de maestros. Como zopilotes han empezado a planear alrededor de las acciones de los normalistas. Allí están los que se hicieron millonarios con la mal llamada “primera revolución del siglo 21” como el dueño de la UTE Rogelio Vargas Garfías; Luis Fernando Canseco Girón. También el neo magnate acosador ex dirigente del cartel 22 Ezequiel Rosales Carreño. Puras fichitas, Ruegan que la Policía responda pronto a las provocaciones cada día más turbulentas. Ya reclutan a sus sicarios del FPR, del UACOL, Sol Rojo, Falp, etc, para ponerlos al frente de los normalistas movidos como borregos, lamentablemente.

LA CLAVE

Ayer circuló en redes un video con las declaraciones de uno de los estudiantes del CRENO. Revela nombres de los más aguerridos provocadores que no han aprendido tan bien la pedagogía como la incitación social,

Se pregunta el estudiante y él mismo responde con ojo crítico ¿Quiénes son los supuestos normalistas que encabezan?

Un grupo de choque, de jóvenes privilegiados, pues al decirse normalistas están dentro del pequeño sector de jóvenes que tienen oportunidad de ir a una Universidad.

¿Por qué sus actos vandálicos, pillaje y agresiones a la ciudadanía?

Para violentar el ambiente político electoral.

¿Quién paga?

Es una mezcla de intereses, por un lado está la lucha por la dirigencia de la S-22. Grupos contrarios a los actuales dirigentes, utilizan a los supuestos normalistas; en este lado encontramos a grupos como la UTE, Praxis y Chispa Clasista.

MALICIOSOS

Por otro lado y de manera preponderante, está el interés político electoral. Ahí está el secretario de Prensa y Propaganda de la S-22, Wilbert Santiago y el FUCO, organización vinculada a al senador de Morena Salomón Jara

El único objetivo es provocar violencia y queda claro que no hay ningún argumento educativo, pues todo les ha resuelto el IEEPO y la SEP.

En este intento de asonada se conjugan los intereses políticos y económicos más oscuros y en el “accionar” figura -otra vez- el Cartel22 un sindicato que opera como partido político cuyos militantes cobran como maestros.

Ya dieron el primer golpe. El gobierno federal les autorizó que los centros de vacunación sean escuelas y no hospitales y menos del ISSSTE porque, dicen, sería lucimiento para su director general Luis Antonio Ramírez Pineda.