Juan Martínez Ferra

 

Oaxaca. La pandemia no fue impedimento para llevarle música en las calles y en la cárcel a las madrecitas oaxaqueñas.

Con su característico uniforme azul, elementos de la Banda de Música de la Policía Estatal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública, recorrieron el Andador Turístico y llegaron frente a Santo Domingo de Guzmán.

Ahí interpretaron varias melodías, entre ellas las tradicionales Mañanitas, en honor a las madres; el concierto fue breve pero significativo, con el fin de evitar la aglomeración de personas.

Mientras tanto, otro grupo de músicos acudió al reclusorio estatal femenil ubicado en San Francisco Tanivet, Tlacolula de Matamoros, donde también celebraron a las mujeres que con el don de dar vida y que por diversas causas se encuentran privadas de su libertad.

Entre lágrimas, las femeninas agradecieron el gesto de los músicos y de las autoridades para llevarles un momento de alegría, en medio de la angustia de no ver a sus hijos y demás familiares.