Oaxaca.- Entre más conciencia ciudadana haya y hagamos valer en las urnas nuestro derecho a elegir a los gobernantes y legisladores que merece México, menos posibilidades tendrán los dueños de los partidos políticos de manipular los votos.

Ya vimos y escuchamos en las campañas electorales que, afortunadamente ya terminaron, la sarta de mentiras y maromas de que son capaces con tal de convencer al elector como el regalo de despensas y otras miserias para ellos robarse el dinero al llegar al poder. No puede ser otro el fin del político que da regalos y compra votos para alcanzar el poder.

Ya nos enteramos de las mentiras de un gobierno que se burla de la violencia criminal que tiene asolados a los mexicanos. Cuando la ciudadanía tiene miedo de ir a las urnas por el alto grado de criminalidad en el país, el presidente se burla. Dice que México “está en paz, que hay gobernabilidad y no hay riesgo de inestabilidad”. Su burla se torna más socarrona cuando sabemos que Aguililla Michoacán, es territorio de narcos. Con mayor escarnio justifica diciendo que “en todos lados hay tranquilidad y paz. Existen zonas con alguna tensión, pero ayer tuvimos solo 57 homicidios, cuando en promedio son de 80 a 90 en el país”. Es decir, si “solo hubo 57 asesinatos” en un día, para AMLO la paz es plena.

Es necesario que les respondamos con inteligencia, que vean que los mexicanos tenemos memoria, que estamos informados de sus latrocinios y abusos en el poder y que, en consecuencia, les responderemos en las urnas.

Cuando vemos la compra descarada de credenciales de elector de todos los partidos, la entrega de despensas, láminas y todo tipo de dádivas para inducir el sufragio y las amenazas del Morena de alborotar en Oaxaca de Juárez si no ganan, es hora de hacer conciencia. Mientras más contundente sea el número de votantes menos posibilidades tendrían los que, cuando no ganan quieren arrebatar. Nadie en su sano juicio puede pensar, por ejemplo, que ante el caos en que el edil del partido Morena, Oswaldo García Jarquín, ha metido nuestra ciudad capital, su partido vuelva a alzarse con el gobierno municipal.

CONTRA LAS INSTITUCIONES

Por la manera en que se conduce el gobierno de AMLO con su necedad en centralizar su poder, vemos una Espada de Damocles en nuestra sien. Si no equilibramos el poder legislativo y el partido de AMLO vuelve a tener mayoría en la Cámara baja, no sería remoto que desaparezcan instituciones democráticas como el INE, el TRIFE, la SCJN y el INAI. Bueno, hasta los medios y la Prensa libre podrían desaparecer.

No es exagerar cuando decimos que en un gobierno totalitario lo primero que muere son los partidos políticos lo que significa el fin del juego democrático. No habría candidatos, procesos internos ni militantes con el derecho a buscar el poder por la vía del voto.

Hoy, más que nunca, es importante ir a las urnas para equilibrar los poderes y frenar los afanes autócratas de AMLO. Gubernaturas y alcaldías de todos los partidos deben dar señal de que nuestra democracia se fortalece. La presencia de diputados federales y locales variopintos en todas las cámaras deben ser signo de que México avanzará con un gobierno con instituciones en equilibrio. Si Morena vuelve a arrollar estaremos en ruta al pleno autoritarismo y nos van a quedar pocas opciones.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Otro de los muchos ejemplos de la rapacidad con que se conducen militantes y dirigentes del partido Morena solo por el hecho de serlo, lo relatan autoridades y campesinos del pueblo Mixe de Tlahuitoltepec. Dicen:

Denunciamos que Pablo Díaz Jiménez, candidato del Morena a diputado local del distrito 10 Mixe-Choapam hace mal uso político de la imagen cultural de esta comunidad.

“Para posicionarse políticamente usó la imagen y las tradiciones de nuestro pueblo, además de que no es reconocido como comunero activo”

En un comunicado, las autoridades municipales señalan que Pablo Díaz Jiménez, difundió tradiciones y cultura Mixe en las redes sociales para posicionarse él junto con su partido. Lo hizo con fines políticos sin autorización del pueblo. A nadie pidió autorización para usar las imágenes en su campaña electoral. Esto lo reprueba el municipio de Tlahuitoltepec que siempre se han caracterizado por ser un pueblo apartidista. Dicen que la práctica del candidato de dicho partido, puede confundir a los ciudadanos.