Oaxaca.- Los partidos políticos a los que pertenecían los aspirantes y candidatos a alcaldes que fueron asesinados o secuestrados durante el proceso electoral que acaba de culminar, solo obtuvieron la victoria en 5 de los 14 comicios en los que competían las víctimas de dichas agresiones.

Entre esos casos se encuentra el de Moroleón, Guanajuato, donde Movimiento Ciudadano ganó con la hija de su candidata original, Alma Rosa Barragán, asesinada en mayo pasado. Ese mismo partido también triunfó en Cazones, Veracruz, con su candidato asesinado 36 horas antes de la votación.

En cambio, la candidata a la alcaldía de Valle de Bravo, Zudikey Rodríguez, quien tuvo que suspender su campaña por casi una semana en mayo tras ser secuestrada por integrantes de un grupo criminal, perdió la elección por solo un punto de diferencia respecto a su contrincante de Morena.

A través del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), Animal Político revisó los resultados de 16 comicios municipales en los que se reportaron agresiones graves en contra de alguno de los aspirantes o candidatos a las alcaldías.

El común denominador es que aun cuando los partidos a los que pertenecían las víctimas siguieron en competencia y postularon a una persona sustituta, solo lograron la victoria en la tercera parte de los procesos. En nueve elecciones el triunfo se lo llevaron los aspirantes de otros partidos, y en dos casos más aún no se conocían hasta el día de ayer los resultados.

Dos de los cinco casos donde los partidos lograron la victoria pese al asesinato de sus candidatos se registraron en Veracruz, estado que, de acuerdo con la consultora Etellekt, fue el que registró mas casos de violencia electoral durante el proceso.

Uno de ellos fue el de René Tovar, candidato por Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Cazones, Veracruz, y quien según los resultados del PREP obtuvo una contundente victoria al acumular el 49% de las preferencias, muy por encima del segundo lugar el candidato del PRD Orlando González, quien registró el 18% de las preferencias.

Pero Tovar no podrá recoger su constancia de mayoría ni gobernar el municipio, pues fue asesinado la noche del pasado viernes 4 de junio tras ser agredido a balazos por sujetos armados en el exterior de su domicilio. El crimen ocurrió 36 horas antes de la jornada de votación.

El otro caso fue el de Tierra Blanca, Veracruz, donde Morena logró la victoria con su candidato Álvaro Gómez Flores quien obtuvo el 48% de las preferencias, muy por encima de su rival del PAN quien acumuló el 28% de los votos. Gómez Flores ocupó la candidatura luego de que el precandidato y líder de este partido en Tierra Blanca, Manuel Dimas Cristobal, fue asesinado el 31 de octubre de 2020.

En Moroleón, Guanajuato, Movimiento Ciudadano seleccionó como candidata de urgencia a Alma Denisse Sánchez Barragán, en sustitución de su madre y candidata original Alma Rosa Barragán, asesinada durante pleno acto de campaña el pasado 25 de mayo. Los resultados del PREP muestran que Denisse obtuvo una victoria contundente con el 48.5 % de los votos, más del doble que la candidata del PAN, Grecia Pantoja Álvarez.

En el municipio de Puerto Morelos, Quintana Roo, la coalición de Morena y el Partido Verde obtuvo la victoria con su candidata Blanca Merali Tziu Munoz, quien logró el 44.7% de los sufragios. La virtual alcaldesa electa llegó a esa candidatura luego del asesinado del precandidato de dicha coalición, Ignacio Sánchez Cordero, en febrero pasado.

Y en el ayuntamiento de Chilón, Chiapas, la victoria se la llevó el candidato Carlos Ildelfonso Jiménez Trujillo de Morena con el 42.4% de los votos. Jiménez asumió esa candidatura luego de que el precandidato, Pedro Gutiérrez, fuera baleado y asesinado por hombres armados el pasado 17 de marzo.

Y en el resto, solo derrotas

Uno de los asesinatos de mayor impacto durante el proceso electoral fue el del exprocurador Abel Murrieta, quien competía por Movimiento Ciudadano a la alcaldía del municipio de Cajeme, Sonora. Murrieta fue acribillado a plena luz del día y durante un acto de campaña el pasado 13 de mayo.

En sustitución de Murrieta el partido colocó a Gustavo Almada Bórquez quien apenas logró el 6.5% de los votos. El ganador, de acuerdo con el PREP, fue el candidato de Morena, Carlos Javier Lamarque Cano, quien consiguió el 37% de los sufragios a su favor.

Otro caso de alto impacto fue el de la candidata del PRI a la alcaldía de Valle de Bravo, Zudikey Rodríguez, quien el 17 de mayo fue privada de la libertad y amenazada por integrantes de un grupo criminal. Tras esos hechos la candidata se vio obligada a suspender su campaña por más de una semana.

Los datos del PREP muestran que Rodríguez consiguió el 39.3% de las preferencias; pese a ello, perdió frente a su contrincante de la coalición liderada por Morena, Michelle Núñez Ponce, quien obtuvo el 40.5 % de los votos. La diferencia entre ambas fue de menos de 400 votos.

Otra candidata que sufrió una privación ilegal de la libertad fue Marilú Martínez Nuñez, postulada por Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Cutzamala de Pinzón, Guerrero. En su caso la derrota fue mucho más contundente, pues apenas logró el 13.9 % de los votos, muy por debajo de la candidata del PRI, Rosa Jaimes López, quien obtuvo más del 60% de las preferencias.

En la elección por la alcaldía de Ocotlán de Morelos, Oaxaca, el PAN sufrió el homicidio de su precandidata, Ivonne Gallegos Carreño, el pasado 27 de marzo. Su candidata sustituta apenas consiguió un quinto lugar en los comicios muy por debajo del ganador, Luis Francisco Martínez Aquino, del Partido Verde que logró arriba del 22% de los sufragios.

El cinco de marzo de este año fue asesinado el precandidato del PRI al municipio de Nuevo Casas Grande en Chihuahua, Yuriel Armando González Lara. En la elección del domingo pasado el partido quedó en cuarto sitio, lejos de la coalición que formaron el PAN-PRD con su candidato Pedro José García Valenzuela, quien obtuvo el 31 por ciento de los votos.

El mismo PRI también sufrió la pérdida por hechos de violencia de sus precandidatos José Melquiades Vázquez y Álvaro Madera López, quienes aspiraban a las alcaldías de La Perla, Veracruz, y Mezquitic, Jalisco, respectivamente. Los sucesores de ambos fueron derrotados por representantes del PAN.

El 12 de febrero Morena sufrió el asesinato de Juan Gilberto Ortiz Parra, su precandidato a la alcaldía del municipio de Úrsulo Galván, Veracruz. En la votación del domingo el candidato que postuló en su lugar quedó en tercer sitio, lejos de Eder Jero Hernández Lara del partido local Todos Somos Veracruz que consiguió el 23.4% de los votos.

El PRD, por su parte, perdió el 25 de noviembre a su precandidato al gobierno de Chilapa de Álvarez, Guerrero, Antonio Hernández Godínez. En las votaciones el candidato que terminó postulando este mismo partido, Job Encarnación Cuenca, solo logró el tercer sitio, lejos del PRI que con Aidy Esteban Román reunió el 40% de los votos.

Por otra parte, hay dos casos más en donde también hubo homicidios de aspirantes a las alcaldías durante el proceso electoral, pero donde no es posible saber si los candidatos que los relevaron ganaron o perdieron ya que hasta el cierre de esta nota los PREP no habían mostrado resultados.

Se trata del municipio de Santa María Xadani en Oaxaca donde fue asesinado el precandidato de Morena, Saúl López Guerra; y el municipio de Pilcaya, Guerrero, donde fue asesinado Efren Valois Morales, aspirante del mismo partido.

Llegan a 100 los asesinados en proceso electoral

La consultora Etellekt informó ayer que el saldo de homicidios vinculados al proceso electoral actual ascendió a 100 personas. De ellos 36 eran candidatos y aspirantes a diversos cargos de elección popular, mientras que el resto eran funcionarios y militantes de diversos partidos políticos.

A su vez, la consultora informó que el saldo de agresiones globales de todo tipo en contra de políticos y candidatos creció a 935 en total. Tres de cada cuatro de esos ataques se perpetraron en contra de candidatos de oposición a los partidos que gobernaban en las jurisdicciones respectivas.

Lo anterior confirma que el actual proceso electoral es el que más agresiones ha registrado en lo que va del presente siglo, de acuerdo con los recuentos de la misma consultora.

Por su parte la Fiscalía Especializada en materia de Delitos Electorales de la FGR dio a conocer que durante la jornada electoral se iniciaron 149 indagatorias por denuncias de posibles delitos electorales del orden federal, y se reportaron 38 detenciones en flagrancia.