Están concluyendo los cómputos electorales que corresponden a las candidaturas correspondientes a 300 diputaciones Federales de las cuales la mayoría seguirá controlada por el Partido Morena y sus aliados del Partido verde y del Trabajo frente a una coalición parlamentaria dominada minoritaria aunque incrementada encabezada por el Partido Acción Nacional que, además contara con dos gobernadores, y un PRI y PRD pulverizados, que tendrán la opción de negociar el costo de su alianza, pero a pesar de los resultados, el gran ganador es el Presidente López Obrador.

En este proceso electoral peligroso, complicado y complejo de interpretar en cuanto a sus efectos, todos se adueñan del triunfo, candidatos, partidos, el presidente, el INE, los conservadores y neoliberales, los que están contra el presidente y los que están a su favor, la democracia, menos el depositario original y titular del sufragio el ciudadano y el pueblo.

Los integrantes de las coaliciones o alianzas afirman que lograron evitar que Morena continúe monopolizando la mayoría calificada y con ello no podrán seguir destruyendo la constitución, debilitando a las instituciones y poderes, los organismos autónomos, entre de ellos al INE; que además lograron rescatar alcaldías de la Ciudad de México.

El presidente de la República y del partido de morena replican que ganaron, la mayoría de gubernaturas y ayuntamientos, agrega que tiene la mayoría necesaria para aprobar el presupuesto y que buscará acuerdos con la oposición para lograr el voto calificado respecto a las reformas constitucionales, estrategia que es viable si se toma en cuenta que, con los grandes recursos de que dispone, comprara voluntades que se vuelvan independientes o cambian de fracción parlamentaria para lograr ese objetivo.

La perdida de alcaldías de la ciudad de México la atribuye a la campaña que desplegaron las fuerzas obscuras del conservadurismo que lograron convencer a la ciudadanía, preciso que “En el caso de la Ciudad hay más bombardeo de medios de información, es aquí donde se reciente más la guerra sucia, aquí se puede leer la revista The Economist, aquí está todo.” Propone a las autoridades de la ciudad de México reforzar su cercanía con la gente y con ello revertir esta situación.

En Oaxaca Morena arrasó a la coalición integrada por el Partido Revolucionario Institucional, de Acción Nacional y de la Revolución Democrática, tanto en la elección de diputados federales como locales y ayuntamientos, como el de la Ciudad de Oaxaca, Tuxtepec, Salina Cruz, que hizo evidente la falta de una estrategia operativa y liderazgo que motivo la pobreza de la votación obtenida. Según los avances del computo Morena triunfa en las 10 diputaciones federales y asegura al menos 19 de los 25 escaños en el Congreso local; respecto a los ayuntamientos aventaja en 51 municipios.

Este panorama coincide con la visita del Presidente a nuestro Estado y el reconocimiento que hace al pueblo y gobierno del mismo en Pinotepa Nacional, el que insertó como ingrediente político que, mediáticamente abona su popularidad en nuestra población, al dar una palmada con palabras de aliento que mitigan el impacto de la derrota del Partido Revolucionario coaligados; su mensaje fue de consuelo al enfatizar que no ha tenido problemas con el gobierno del estado, al contrario está trabajando en beneficio de México, reiterando que Alejandro Murat se ha portado a la altura de la circunstancias.

No obstante ese mensaje, el fracaso electoral del Revolucionario Institucional al no recuperar el Municipio de Oaxaca de Juárez y perder elección de diputado Federal y posiblemente las dos locales de este Distrito, ponen de relieve que el Consejo Directivo en el Oaxaca carece de un liderazgo eficaz y eficiente, que lejos de aglutinar a la militancia, la fracturo y la dispersó, para mantener una dirigencia captada por un limitado grupo al que le interesa la próxima sucesión de gobernador con el interés de impulsar a su candidato, no al de la militancia, manteniendo así el mismo vicio de PRI del pasado. Por lo pronto no se avizora que este Instituto sea un canal adecuado para otros movimientos anunciados, como la candidatura a la presidencia de la república del Alejandro Moreno o la del Titular del Ejecutivo del Estado para sustituirlo, dadas las cuentas entregadas que llevan en si la penuria de sufragios.

El panorama general que deja esta elección intermedia, no lleva consigo que el Presidente haya perdido su caudal de votos, sino que no tiene la relevancia de la presidencial que encabezo el candidato López Obrador que es la que conquistó el sufragio ciudadano a favor de ese Instituto Político, efecto que mantiene, a través de su permanente dialogo o monologo que realiza en las mañaneras en el que ha mantenido el contenido básico de su mensaje de la pobreza, el saqueo, la impunidad, la corrupción, la austeridad, el conservadurismo y el neoliberalismo, a pesar de la dura crítica que recibe. Argumentos que son diseminados con intensidad, sobre todo en el que en el que contrasta a los intelectuales, académicos, jueces con una clase social media para arriba como enemigos de su política.

El Presidente de la República no perdió en este proceso electoral, mantiene su bolsa electoral, los candidatos a diputados de Morena obtuvieron una mayoría simple y una posible calificada para casos específicos, mediante acuerdos que impulse y ponga en práctica el presidente; gano Morena en once estados su candidato a gobernador, en Guerrero, conforme a una usual práctica en política, quito el INE a Salgado Macedonio como candidato. pero este gobernará a través de su hija que resultó electa; Morena obtiene un buen número de ayuntamientos importantes. Por eso se reafirma que el Presidente López Obrador triunfa en esta elección intermedia, no ganan los partidos de coaligados.

jfranco_jimenez@hotmail.com