FORBES

Oaxaca.- La agencia espacial estadounidense, mejor conocida como la NASA, acaba de aprobar la construcción de un telescopio espacial infrarrojo con el objeto de avanzar en los esfuerzos de la defensa planetaria de la Tierra.

Se trata del Near-Earth Object Surveyor (NEO Surveyor) cuyo diseño fue autorizado para pasar a la siguiente fase de su desarrollo, lo que arrojará su diseño original, el cual es en la actualidad un secreto guardado bajo siete llaves.

Pero nos damos una simple idea de su función y más con el correlato hollywoodense de 1998 del filme Armageddon, que más allá de la simple diversión nos puso en la mente en forma masiva, lo que podría pasar si no se advierte con premura una amenaza de impacto de asteroide en el planeta.

Bruce Willis y Ben Affleck fueron los protagonista del apocalíptico filme.

Principalmente, la NASA explica que el telescopio espacial infrarrojo está diseñado para descubrir y caracterizar la mayoría de los asteroides y cometas potencialmente peligrosos que se encuentran hasta 50 millones de kilómetros de la órbita del globo, conocidos como objetos cercanos a la Tierra o NEO.

“NEO Surveyor tendrá la capacidad de acelerar rápidamente la velocidad a la que la NASA puede descubrir asteroides y cometas que podrían representar un peligro para la Tierra, y está siendo diseñado para descubrir el 90 por ciento de los asteroides de 140 metros de tamaño o más dentro de un década de su lanzamiento”, dijo Mike Kelley, científico del programa NEO Surveyor.

Tras completar el objetivo de descubrir el 90% de todos los NEO de más de 1000 metros de tamaño en 2010, la ley de Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de 2005 ordenó a la NASA que descubriera el 90% de los NEO aún más pequeños de 140 metros, que también podrían representar una amenaza al planeta en caso de impacto.

En este sentido, la agencia dio a conocer en su web que está trabajando aceleradamente para lograr esta directiva y actualmente ha encontrado aproximadamente el 40% de los asteroides cercanos a la Tierra dentro de este rango de tamaño.

Una ilustración de la NASA de cómo sería el telescopio de defensa. Ilustración NASA.

Un telescopio como ningún otro

“Cada noche, los astrónomos de todo el mundo utilizan telescopios ópticos terrestres para descubrir nuevos NEO, caracterizar su forma y tamaño y confirmar que no representan una amenaza para nosotros”, dijo Kelly Fast, director de programa del Programa de Observaciones de NEO de la NASA.

“Esos telescopios solo pueden buscar NEOs en el cielo nocturno. NEO Surveyor permitiría que las observaciones continuaran día y noche, específicamente dirigidas a regiones donde se podrían encontrar objetos cercanos a la Tierra que podrían representar un peligro, además de cumplir la meta establecida por la ley”.

Descubrir, caracterizar y rastrear los objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos lo antes posible es crucial para garantizar que la desviación u otros preparativos para la mitigación del impacto se puedan llevar a cabo a tiempo.

En este sentido, la NASA probará una tecnología de deflexión mediante el impactador cinético, con su misión prueba de redirección de doble asteroide (DART), que se lanzará a finales de este año.

Si bien no se conocen amenazas de impacto a la Tierra para el próximo siglo, los impactos imprevistos de NEOs desconocidos, como el evento de Chelyabinsk en 2013 en Rusia, aún representan un peligro para la Tierra y puede verse a continuación.

Usando sensores que operan en el infrarrojo, NEO Surveyor ayudaría a los científicos planetarios a descubrir los objetos peligrosos más rápidamente, incluidos los que podrían acercarse a la Tierra durante el día desde más cerca de la dirección del Sol, algo que actualmente no es posible utilizando observatorios ópticos terrestres.

“Al buscar NEOs más cerca de la dirección del Sol, NEO Surveyor ayudaría a los astrónomos a descubrir peligros de impacto que podrían acercarse a la Tierra desde el cielo diurno”, dijo Amy Mainzer, directora de encuestas de NEO Surveyor en la Universidad de Arizona.

“NEO Surveyor también mejoraría significativamente la capacidad de la NASA para determinar los tamaños y características específicos de los NEO recién descubiertos mediante el uso de luz infrarroja, complementando las observaciones en curso realizadas por observatorios terrestres y radares”.

El programa NEO Surveyor para avanzar al próximo hito de su puesta en funciones, fue programado para la primera mitad de 2026, y está siendo desarrollado además por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) en el sur de California y administrada por el Programa de Misiones Planetarias de la agencia.