Oaxaca.- Exigen que hagan auditoría al ex presidente del Consejo Regulador del Mezcal Hipócrates Nolasco cuya corrupción mantiene paralizada tan promisoria industria. Permitió la especulación de las denominaciones de origen de este licor tan arraigado a la cultura y la historia de Oaxaca

Los mezcaleros que quieren enderezar el entuerto que dejó Hipócrates se dicen sorprendidos por la protección que recibe del gobierno un individuo que convirtió este Consejo en una organización cuasi mafiosa. Comercializaban, además de las denominaciones de origen, los certificados de calidad del mezcal. Montó su propia impresora.

A eso se debe el empeño de Hipócrates de reelegirse por cuarta ocasión. Iba por el año doce de su permanencia en el cargo, pero tantas pillerías cansaron a los mezcaleros que decidieron reemplazarlo. En una de sus primeras trapacerías obtuvo del gobierno del estado 10 millones de pesos para cultivo de maguey en el Istmo (Niltepec). El dinero lo recibió, pero el programa fracasó porque la zona no es para producir agave.

TRAIDORES

La guerra por la denominación de origen del mezcal oaxaqueño, toca intereses muy poderosos. A eso se debe que el propio gobernador Alejandro Murat ofreciera hace tres años que se opondría “al error de otorgar denominaciones de origen de manera manipulada para beneficiar a estados que no tienen tradición como productores de la bebida ancestral y, por lo mismo, se han dedicado a adulterarla”.

Hipócrates es un tipo muy audaz. Además de su liga a poderosos políticos y empresarios obtuvo el apoyo del gobierno del estado a través de la SEDAFPA.

Sus pillerías las empezamos a ventilar a partir de esta nota:

Según se desprende de la declaración de Gustavo Granados Corzo delegado de economía en Aguascalientes, el mismo Hipócrates Nolasco Cansino estuvo en Aguascalientes el siete de octubre del 2016 para promover (ofertar) la ampliación de la denominación de origen del mezcal, violando el artículo 80 de la ley federal sobre metrología, y el artículo cuarto de los estatutos del Consejo Regulador.

Las irregularidades del presidente del Comercam podrían llevarlo incluso a denuncias judiciales. Lo raro es que el gobierno parece protegerlo. Dicen que “en 2014 violando el procedimiento estatutario, impuso una nueva norma (070scofi2016). En ella solo se verifican los mezcales artesanales y ancestrales que para el caso son lo mismo, y deja libre al mezcal industrial, provocando una competencia desleal y fraude al consumidor”.

Respecto a la ampliación de la denominación de origen para Michoacán, Puebla, Aguascalientes, Morelos y Estado de México, dicen: “jamás convocó a reunión general para tratar el problema colegiadamente como procede en las asociaciones civiles, sino que procedió de motu propio como si fuera dueño del Comercam”.

ANTECEDENTES

La distorsión contra la industria del mezcal empezó en el Gabinato. Como gobernador Gabino Cué instruyó a su Secretario de Economía, el cleptómano José Zorrilla, hacerse de la vista gorda cuando empezaba la desleal competencia en la industrial del mezcal. Los magueyeros y mezcaleros oaxaqueños pidieron apoyo del gobierno cuando Michoacán compró la denominación de origen del mezcal a sabiendas de que también tenía la del Tequila.

Voces sensatas desde Oaxaca alertaron sobre la ventajosa petición de Michoacán. Nadie en el gobierno de Gabino apoyó a los oaxaqueños que, con razón, exigían que si Michoacán quería las dos denominaciones de origen, mezcal y tequila, a Oaxaca le correspondía también tener la del tequila.

Eran los inicios de la guerra comercial que hoy alcanza su más alto nivel. Esos grupos tan poderosos han logrado desvirtuar la denominación de origen al grado de extenderla a regiones que ni siquiera conocen la cultura del agave, como el Estado de México, Aguas Calientes y otros estados sin tradición mezcalera. Me informan que los grandes felones que atizan esta guerra contra el mezcal de Oaxaca son: Además de Gabino y su socio Diódoro Carrasco, participan activamente en la conjura los hermanos Muñoz con todo y que han escalado en los negocios del mezcal con su marca Danzantes. Otro personaje poderoso por sus ligas con la política, es Juan Lozoya, hermano del Emilio el cuestionado ex director de PEMEX. De este calibre son los poderosos que se quieren engullir solitos la industria del mezcal y parta eso utilizan a su personero Hipócrates Nolasco. Estos personajes son los que hoy lo protegen. Son los mismos que obstaculizan legalmente el reconocimiento de Avelino Cohetero Villegas electo nuevo presidente del Comercam por abrumadora mayoría de magueyeros, productores y envasadores del preciado licor.