FORBES

Oaxaca.- Cultura, naturaleza y tradiciones se mezclan en los Pueblos Mágicos de Oaxaca. Este bellísimo estado es ampliamente adorado por muchos viajeros nacionales e internacionales, quienes al recorrer sus calles y paisajes descubren otra faceta de México.

El destino posee un total de seis Pueblos Mágicos, los cuales ofrecen desde impresionantes paisajes montañosos, hasta hermosas playas donde se trabaja en pro de la conservación de distintas especies animales.

San Pablo Villa de Mitla

A sólo 46 kilómetros de la capital de Oaxaca se encuentra un sitio ubicado en la región de los Valles Centrales, con todo y sus paisajes que parecieran tapizados de magueyes. Ahí se descubre esta emblemática ciudad, en la cual el sincretismo de las raíces indígenas y su legado colonial se fusionan en una población que pareciera bendecida por los dioses.

Huautla de Jiménez

El halo místico que rodea a esta población le permite crear una atmósfera de enigmático encanto. La Sierra Mixteca conforma un escenario que invita a la meditación entre sus montañas, ríos, cascadas y grutas que conforman un paisaje en donde se mezcla el olor a cacao, incienso y café. Su mayor atractivo es el Cerro de la Adoración, un sitio considerado sagrado.

Mazunte

Las costas oaxaqueñas albergan este refugio para las tortugas marinas, que año con año acuden a sus playas a desovar. Esta pintoresca población posee una hermosa arquitectura y playas ideales para realizar buceo y esnórquel. La avenida principal es el punto de encuentro para conocer la historia, cultura y tradiciones en un ambiente de paz y alegría.

Capulálpam de Méndez

En la plaza central se levanta la parroquia de San Mateo, la cual resguarda con recelo este Pueblo Mágico rodeado por las montañas de la Sierra Norte. La herencia artesanal del lugar permite que allí se elaboren algunos de los textiles tradicionales más impresionantes, mismos que conllevan un complejo trabajo. Los más aventureros pueden internarse en sus bosques y caminar entre sabinos milenarios.

San Pedro y San Pablo Teposcolula

El cielo de nubes cobija esta población de origen mixteco. Un inmenso convento dominico del siglo XVI roba el protagonismo de sus calles empedradas que traen como recuerdo los tiempos virreinales. Entre sus atractivos naturales destacan: El peñasco, Los Tres Arbolitos, El Fortín y La Peña de León, así como Buena Vista.

Juquila

A finales de 2020 fue reconocido como Pueblo Mágico. Ahí se encuentra el santuario de la Virgen Inmaculada de Juquila, al cual cada año llegan miles de peregrinos. Por esta razón el fervor religioso se deja sentir con fuerza en medio de las abruptas montañas que refugian al enigmático destino.

Estos seis Pueblos Mágicos conforman, junto con su gastronomía, el mayor legado que ofrece Oaxaca a los visitantes.