Oaxaca.- La poca esperanza de devolver a la UABJO su autonomía real y rescatarla de las garras del cacicazgo tan arraigado, se esfuma con al mensaje que deja la visita que hizo a Oaxaca a principios de mes el Auditor Superior de la Federación, David Colmenares Páramo al posar al lado del gran cacique Abraham Martínez Alavés.

Si alguien veía alguna intención del gobierno federal de salvar a la UABJO eso quedó borrado con la actitud de David Colmenares Páramo con su alta investidura. Como oaxaqueño, este funcionario no puede decirse engañado. Conoce muy bien del tejemaneje de la política chapulinera. Aun así, aceptó el encuentro y la foto con los personajes más siniestros que quieren protagonizar la sucesión de Rector. Con esta pose deja un claro mensaje: no quiere molestar a los caciques corruptos que desde hace unos seis sexenios controlan y lapidan lo que antes conocíamos como “máxima casa de estudios”.

Se supone que el titular de la ASF vino a husmear sobre los desvíos multimillonarios del presupuesto universitario que se calculan unos 150 millones de pesos, vía outsourcing, según los datos que tantas veces han filtrado a los medios, pero su gesto dice lo contrario. Al posar para la foto con don Abraham Martínez el gran avasallador de la Universidad (igual que su hijo Eduardo) y el diputado Armando Contreras, lanza la señal de que el cacicazgo seguirá incólume.

“ME TOCA PONER”

Cuentan que después de esa emblemática fotografía, el chapo mayor -así motejan a don Abraham- empezó a mover a sus huestes para anunciar que el nuevo rector sería su yerno Carlos Pérez Campos Mayoral actual director de la Facultad de Leyes una de las escuelas donde compran y venden todo, hasta los títulos. Vale mencionar que, con esa perspicacia tan profunda de los jóvenes universitarios, ya hacen referencia al “Tontín” cuando hablan de ese yerno.

Anda muy entusiasmado don Abraham porque en una reunión que organizó Armando Martínez director de la Preparatoria número tres de Huajuapan de León, se impuso a su hijo Eduardo. Como señores feudales discutieron airadamente su preponderancia para poner al siguiente Rector. Aunque la intención era reconciliar a Los Chapos se tensó tanto la discusión que, al final de la tertulia, don Abraham dijo categórico: “ahora me toca poner…(Rector). Cuentan que la reunión fue muy ríspida porque el Chapito insistía en poner al siguiente rector y su padre se negó.

Muy comedido, el director de la Preparatoria de Huajuapan, invitó a don Abraham y a su vástago para limar asperezas, pero casi terminan a golpes cuando, en una actitud disoluta, el padre tundió con serias reprimendas a su hijo y se negó a cederle el privilegio de poner nuevamente Rector. Todo indica que en ese momento el Chapo mayor decidió romper -otra vez- lanzas con su hijo.

EL AUDAZ CONTRERAS

Es aquí donde surge el doble juego del diputado Armando Contreras el mismo que aparece en la foto con el Auditor Superior de la Federación y don Abraham.

Dicen que Armando es muy amigo del Chapito Eduardo Martínez. Afianzaron camaradería cuando aquel lo llevó y lo presentó con el líder nacional del partido Morena, Mario Delgado Carrillo y hasta con el subsecretario de la SEP Luciano Concheiro Bórquez designado enlace del gobierno federal para el tema de la UABJO.

Lo raro es que cuando el auditor Colmenares vino a Oaxaca, Armando procuró reunirlo con don Abraham y no con su hijo Eduardo ¿Eso significa que el audaz Contreras intenta jugar con los dos Chapos?

Digo esto porque, aunque El Chapito se ha declarado abiertamente Lopezobradorista y presume alianza política con Salomón Jara autollamado patriarca del partido Morena, no lo llevó a ese encuentro y, además, hizo publicitar la foto como para dejar mensaje claro de que el Auditor Superior de la Federación está con don Abraham no con el Chapito.

Tan azarosos sucesos avivan nuevamente la disputa por la Rectoría de la UABJO. El grupo del STAUO y demás sindicatos velan armas contra las intenciones caciquiles del Chapito, su padre, la Loba, etc. Todos los grupos de poder fáctico mueven a sus porros y activistas, prestos a la lucha que se tiene que definir este mismo mes.