EL HERALDO DE MÉXICO

Oaxaca.- Hoy celebramos el Día mundial del Rey de la Selva: el león. En reconocimiento a estos majestuosos felinos cada 10 de agosto se celebra el Día Mundial del León, con la finalidad de generar conciencia de la conservación de la especie, además de alertar a la humanidad sobre su inminente peligro de extinción. 

Esta fecha también constituye un recordatorio por el crimen en contra del león Cecil ocurrido en el año 2015 en el parque nacional Hwange, ubicado en Zimbabue, África.

Cabe recordar que Cecil fue cazado fuera de su reserva natural y desollado, por encargo de un dentista norteamericano. Este hecho causó gran indignación y denuncias contra la caza furtiva en ciertas regiones de África, generando fuertes manifestaciones alrededor del mundo. 

El león africano (panthera leo) es un animal carnívoro de la familia de los felinos. Es una subespecie de león del género Panthera la cual se encuentra en peligro de extinción, como muchos otros animales. 

Si bien se distribuían por la mayor parte de África, ahora sólo es posible encontrarlos en el sur del Desierto del Sáhara y en el Sur y Este de África. 

Un equipo de expertos en grandes felinos de la Universidad de Oxford en un estudio publicado en Proceedings of the Natural Academy of Sciences, llegó a algunas conclusiones basándose en datos estadísticos de los últimos 25 años. 

Los investigadores pronostican que existe un 67% de probabilidades de que las poblaciones de estos grandes felinos se reduzcan a la mitad durante los próximos 20 años en el centro y el oeste del continente, únicamente se mantienen, según los expertos en el sur del país, donde estos animales habitan en reservas valladas y estrictamente controladas. 

Aunque los expertos descartan que la especie esté en peligro de extinción, sí advierten sobre su rápido declive y destacan que actualmente está en juegos su presencia en el 95% de su hábitat original. El informe destaca la rápida desaparición de estos grandes felinos debido a diferentes causas, entre ellas la pérdida de hábitat natural, la desaparición de sus presas, las matanzas indiscriminadas para proteger el ganado, la caza deportiva mal gestionada y la creciente demanda de huesos de león en la medicina tradicional asiática. 

Asimismo, los científicos responsables del estudio piden a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) que tenga en cuenta los distintos niveles de amenaza en las diferentes regiones del continente a la hora de catalogar a estos felinos en la Lista Roja de especies amenazadas, en la que actualmente figura dentro de la categoría de “vulnerable”. Con esto, los investigadores pretenden que la institución incluya en la categoría “en peligro crítico” las poblaciones del oeste de África y “en peligro” a las del centro y este del continente. 

El declive del león africano en su hábitat salvaje hace que las acciones destinadas a la preservación de estos grandes felinos en su área de distribución sean más necesarias que nunca. Organizaciones como la ONG Panthera, cuyo presidente es Luke Hunter, ha participado en el estudio mencionado, o Big Cats Initativede National Geographic, trabajan sobre el terreno junto a comunidades locales para evitar que estos grandes depredadores sean abatidos por los ganaderos. 

Caza Furtiva 

Los verdadero depredadores de África enfrentan innumerables amenazas que ponen en peligro su propia existencia. La disminución de la presa salvaje de los leones, que es muy demandada en el comercio de carne de animales silvestres, deriva en un acercamiento peligroso, en busca de alimento, de los leones hacia los humanos y su ganado. Pero cuando los felinos se aprovechan del ganado, pueden salir perdiendo, pues suele morir envenenados. Y a medida que crecen los asentamientos humanos, el hábitat de los leones se va perdiendo o se fracciona, lo que dificulta que los machos encuentren nuevos leones para el apareamiento. 

La caza furtiva también representa una amenaza. La piel, los dientes, las patas, las garras e incluso los huesos se utilizan en rituales y medicina tradicionales en Asia, lugar en el que las partes del león cada vez se comercializan más. 

Los conservacionistas esperan detener la pérdida de especies vulnerables trabajando en la coexistencia de leones y humanos en toda África. Parte de la solución es regular la carga financiera requerida para administrar las áreas protegidas, que son la columna vertebral de la conservación, así como proteger a los leones en áreas desprotegidas. 

Hábitat natural

Como se había mencionado antes, la intervención humana en las zonas o regiones donde habita esta especie, la invasión de reservas naturales para utilizarlas como áreas de cultivo afectan el hábitat natural de la especia, por lo que al estar en peligro de extinción esta especie solo podría sobrevivir en reservas naturales. Igualmente se destacan los efectos del cambio climático que afectan a su territorio de caza y hábitat.

Hábitos de caza

Debido a que otras especies de animales (preferidas como presas por los leones) también se han visto afectadas por la caza indiscriminada y la afectación de su hábitat, los felinos atacan a animales domésticos de zonas aledañas, ocasionando pánico en comunidades, en cuya defensa arremeten contra la especie.

Cautiverio para entretenimiento 

La caza furtiva se realiza también con la finalidad de mantener en cautiverio a estos animales y comercializarlos, para espectáculos privados de entretenimiento o como mascotas exóticas.