Oaxaca.- Asimismo, la encuestadora Massive Caller reveló que Alejandro Murat se mantiene en el Top 10 de los Gobernadores Mejor Evaluados y que Generan Mayor Confianza entre su población, de acuerdo con sus datos demoscópicos.

A riesgo de incomodar e indignar a las hipócritas buenas conciencias de la vieja y nueva clase política local y nacional, neoliberales y nacionalpopulistas, a contracorriente, lanzamos nuestro cuarto a espadas sobre el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa.

En contra de la equivocada, a nuestro juicio, opinión generalizada, que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa no podrá hacer realidad el Milagro Oaxaqueño, reiteramos con base en los hechos y datos estadísticos que sí lo hará. Al tiempo.

A la vista de todos los mexicanos y oaxaqueños de buena fe, de ninguna manera ingenuos, están los resultados positivos en reducción de la pobreza y crecimiento económico sostenido, difundidos no por Murat, sino por el Coneval e INEGI.

¡Será el sereno, pero los números no tienen sentimientos, no mienten, son fríos, pero objetivos. Claro que si queremos ver “moros con tranchete” o “chiches a las gallinas”, podrá decirse que los datos están maquillados!

A pesar que en nada le ayuda la soberbia de sus amigos yupis y colaboradores más cercanos, la altamente positiva percepción del trabajo e imagen del gobernador oaxaqueño es confirmada por las encuestas.

El gobernador Alejandro Murat afirmó a Paco Zea de Grupo Imagen que, a pesar de la pandemia, “Oaxaca fue para arriba y el país para abajo en reducción de la pobreza y crecimiento económico”, y reiteró que “Oaxaca va en la ruta correcta”.

Durante la entrevista en Radio Fórmula con Eduardo Ruiz Healy, el Jefe del Poder Ejecutivo Estatal destacó que es la segunda vez en su gobierno que volvió a reducir la pobreza en Oaxaca. Lo demuestran datos del INEGI y del Coneval.

Asimismo, la encuestadora Massive Caller reveló que Alejandro Murat se mantiene en el Top 10 de los Gobernadores Mejor Evaluados y que Generan Mayor Confianza entre su población, de acuerdo con sus datos demoscópicos.

En la segunda mitad del quinto año de su administración, en pleno declive de su administración, el gobernador oaxaqueño ha conseguido, también, que la entidad se ubique como la sexta con menor percepción de inseguridad.

Estos datos de la opinión pública se refuerzan con la información oficial publicada esta semana por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Dicha información dada a conocer por dos órganos constitucionales autónomos resalta que Oaxaca es una de las cinco entidades que más ha disminuido la pobreza y una de las tres con mayor incremento en el ingreso promedio familiar, a pesar de la contingencia sanitaria.

A la luz de estos hechos, no hay palabras que valgan y nieguen que no sea posible que Murat haga realidad el Milagro Oaxaqueño, a tres semanas del inicio formal del proceso electoral hacia la sucesión a la Gobernación de Oaxaca en 2022.

Por tanto, al margen de filias y fobias para con el gobernante oaxaqueño por las razones que sean, los positivos resultados en el trabajo de reducción de la pobreza y crecimiento económico sostenido fortalecen las posibilidades de su proyecto nacional.

Ciertamente, la terca realidad termina por imponerse y no podemos cerrar los ojos a la misma y dejar de reconocer que el crecimiento económico sostenido todavía no llega a los bolsillos del 61.7 de oaxaqueños en pobreza y menos al 20.6 en pobreza extrema.

En otras palabras, efectivamente falta mucho por hacer. Pero hacerlo no corresponde única y exclusivamente el Gobierno de México y de Oaxaca, sino sobre todo la población en general y de manera especial los 2 millones 583 mil 280 ciudadanos.

Es verdad que los pueblos tienen los gobiernos que merecen, pero también los gobiernos tienen los pueblos que merecen. De tal manera que los ciudadanos debemos participar de manera activa y permanente en la cosa pública exigiendo en todo momento respeto absoluto a la Ley.

Este último es el objetivo fundamental del movimiento social ciudadano #UNIDOS POR OAXACA #UNO, a efecto de terminar con las presiones y chantajes de las organizaciones políticas y sociales que bloquean calles y carreteras y explotan a los ambulantes.

Resulta harto condenable que los gobiernos del PRI y del PAN-PRD-PT en la coalición que en mala hora llevó al gobierno a Gabino Cué Monteagudo hayan permitido y permitan la destrucción de las calles y edificios coloniales e históricos de Oaxaca.

Hasta ahora, no hemos cobrado conciencia los oaxaqueños que por estas dos razones está en grave riesgo de perderse la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad otorgada por la UNESCO a la capital oaxaqueña. ¡Nuestros hijos nos lo echarán en cara, por cobardes y cómplices!

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila