LA JORNADA

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) presentará, durante el desfile conmemorativo del 211 aniversario del inicio de la Independencia nacional, los nuevos emblemas de los valores e identidad del Cuartel General Superior, integrado por los miembros del Estado Mayor Conjunto, del Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos.

Los sellos muestran la conjunción de la identidad prehispánica y elementos que distinguen los servicios y armas en que están dividas las áreas operativas.

El cambio sucede luego de 38 años y va de la mano con la transformación institucional de la Sedena ante la creación de la Comandancia del Ejército.

Los emblemas son la nueva “armadura” de las fuerzas castrenses. Estarán en las banderas que distingue a cada una de ellas y se suman a las insignias que portarán en los uniformes quienes forman parte de la institución.

La Defensa Nacional seguirá como secretaría. Es el órgano administrativo que representa –hasta ahora– a dos fuerzas armadas, pues existe un proyecto que plantea que la Guardia Nacional se convierta en una tercera–, y bajo la tutela del secretario se encargará de las trareas burocráticas, como parte de la administración pública federal, y su responsabilidad es el soporte financiero y administrativo para el funcionamiento del Ejército y la Fuerza Aérea.

En tanto, el Cuartel General Superior será el órgano colegiado –comandando por el titular de Sedena— que tendrá como su principal función el desarrollo de las cuestiones operativas del Ejército y la Fuerza Aérea, de impulsar la capacitación, el entrenamiento y el desarrollo de acciones encomendadas por el comandante supremo, responsabilidad que recae en el Presidente de la República.

En los nuevos estandartes e insignias hay signos de la historia prehispánica y representan a las entidades de la República con 32 grecas que forman un círculo.

Para el escudo del Cuartel General Superior se colocó una antorcha con flama y cinco rayos en la parte central, que simbolizan la actividad guerrera al igual que las virtudes militares, como la sabiduría, y se acompaña de un par de alas que significan velocidad, un casco en seña de protección y dos sables, armas defensivas de los guerreros.

El logotipo de la Fuerza Aérea se transformó. Ahora el conjunto de imágenes están en un círculo azul con la leyenda “lealtad”, y se integra con elementos como dos alas rectas “aztecas”, la imagen de cuauhtli (águila en náhuatl), ícono de mexicanidad, libertad y majestuosidad, entre otras virtudes. También contiene un triángulo que representa a escala mundial a las fuerzas aéreas, aunque para su contorno se emplean los colores de la enseña nacional.

En tanto, para el Ejército Mexicano el logotipo debutante alude a la “fortaleza, valor y lealtad”. En su composición se integró la imagen de un macahuitl (mazo azteca), un rifle de creación nacional bautizado como Xiuhcóatl, un guerrero águila, la palabra “lealtad” y en el mazo hay tres recuadros con los colores verde olivo, negro como símbolo de protección y el dorado que representa prestigio, fortaleza, grandeza y éxito.

Las banderas ya fueron utilizadas durante el ensayo general del contingente que participará en el desfile del 16 de septiembre. En tanto que en la Fábrica de Vestuario y Equipo (Fave) de la Sedena, ya se elaboran todas las banderas de las fuerzas armadas.