Fiscales en Nueva York pidieron que se proteja la identidad e integridad física de los miembros del jurado en el juicio al exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, porque el mexicano “tiene recursos para interferir con el proceso judicial” y el caso capta mucha atención mediática.

La fiscalía del distrito este de Nueva York solicitó por escrito en documentos presentados en el sistema electrónico de las cortes federales estadounidenses que no se revelen públicamente los nombres de los miembros del jurado y que éstos sean escoltados cada mañana y cada noche de sus casas a la corte.

En el juicio, que en principio arrancará el 24 de octubre de 2022, el jurado decidirá si García Luna es culpable o inocente de tráfico de drogas por supuestamente haber recibido millones de dólares del Cártel de Sinaloa mientras era funcionario público para que la organización criminal operara sin interferencias.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón, se ha declarado inocente de las acusaciones que lo relacionan con el narcotráfico.

Los fiscales aseguraron en los documentos que García Luna “tiene los recursos financieros para intimidar o dañar al jurado” tras haber amasado una fortuna. La intimidación podría ser realizada por aliados de García Luna.

También aseguran que les preocupa que personas cercanas a García Luna lleven a cabo una campaña de acoso, intimidación y violencia contra testigos en el juicio y sus familias.

“El gobierno espera que numerosos testigos con un historial de participar en conducta violenta a nombre del Cártel de Sinaloa testifiquen que pagaron al acusado por su importante asistencia al Cartel de Sinaloa,” dijeron los fiscales.

En los documentos, la fiscalía asegura que los pagos que García Luna recibía por parte del Cartel de Sinaloa eran hechos por líderes del cártel, entre ellos, Ismael “El Mayo” Zambada, quien no ha sido arrestado, y Jesús “El Rey” Zambada, quien sí fue arrestado y testificó en el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán, un exlíder del cártel.

Según los fiscales, García Luna ordenaba a miembros de la policía federal mexicana que protegieran las rutas que usaba el cártel y aportaba personal de seguridad para los altos cargos de la organización delictiva. También entregó al cártel información sobre investigaciones que hacía la policía.

Los jueces, fiscales y abogados de García Luna establecieron el inicio del juicio para dentro de un año debido a la enorme cantidad de pruebas que la fiscalía ha propuesto y al estudio del manejo de la información confidencial. Se ha de decidir qué evidencia formará parte o no del juicio. La pandemia de COVID-19, además, retrasa cualquier procedimiento y el acceso que los abogados de García Luna tienen a él en la cárcel.

García Luna dejó México en 2012 y se trasladó a Miami. Fue arrestado en 2019. Enfrenta cargos de conspiración para distribuir cocaína, participación en una empresa criminal continua, conspiración para importar cocaína y mentir a las autoridades.

Los miembros del jurado en el juicio a “El Chapo” Guzmán también se mantuvieron anónimos y fueron aislados del público en general al ser escoltados al tribunal y permanecer fuera de espacios comunes del edificio. El juez Brian Cogan, que presidió ese juicio, es también el juez que preside el caso de García Luna.

Fuente: El financiero