Novak Djokovic ha roto su silencio en una entrevista concedida en exclusiva a la BBC, un mes después de que fuera deportado de Australia tras haber intentado entrar en ese país de forma irregular, según determinaron las autoridades judiciales. El número uno del tenis, de 34 años, expone que él no se considera un activista antivacunas, pero que apoya la libertad de elección individual a la hora de inmunizarse contra el coronavirus. De esta forma, Nole anticipa que irá hasta el final y que, si es preciso, está dispuesto a perderse el resto de la temporada antes de ser forzado a recibir una dosis. A la pregunta específica de si estaría dispuesto a renunciar a competir en Wimbledon y Roland Garros, el serbio es categórico: “Sí, ese es el precio que estoy dispuesto a pagar”.

El pasado 16 de enero, Djokovic fue expulsado del país oceánico después de perder una batalla judicial que se extendió durante 11 días y en la que se revocó dos veces su visado. Tres jueces del Tribunal Federal de Australia determinaron que su presencia representaba “una amenaza para la salud pública” y el actual rey del circuito no pudo competir en el primer grande de la temporada, el Open de Australia. Hasta entonces, él, Rafael Nadal (de 35 años) y Roger Federer (de 40) estaban igualados a 20 grandes torneos, pero el triunfo posterior del mallorquín deshizo el empate y le situó por primera vez a la cabeza de la carrera mundial en el tenis masculino. Además de no poder defender el título obtenido un año antes, el balcánico perdió el paso de la competición.

“Me entristeció y decepcionó mucho cómo terminaron las cosas para mí en Australia. No fue fácil”, revela Djokovic en el encuentro con la BBC, que ofreció un primer adelanto a primera hora de este martes y que hoy mismo emitirá de forma íntegra la entrevista a partir de las 21.30 (a las 20.30 hora británica, a través de BBC One). “Entiendo que hay muchas críticas y que haya gente que salga con teorías sobre la suerte o la conveniencia de aquel positivo. Pero nadie tiene la suerte de contraer el coronavirus. Millones de personas continúan luchando en el mundo contra esta enfermedad. Así que me lo tomo muy en serio. No me gusta que nadie piense que hice algo en mi favor para lograr una PCR positiva y así poder viajar a Australia”, agrega.

“Nunca he estado en contra de la vacunación, pero siempre he apoyado la libertad de decidir lo que te pones en el cuerpo”, agrega el serbio, expuesto ahora a perder el trono del circuito en favor del ruso Daniil Medvedev, que puede arrebatárselo la próxima semana si vence en el torneo de Acapulco.

Bajo la normativa actual, Djokovic podrá competir a corto plazo en Dubái (del 21 al 26 de este mes), pero no así en Indian Wells (del 14 al 20 de marzo) ni Miami (del 28 al 3 de abril); después, a priori encontraría la puerta abierta en Montecarlo (del 10 al 17, porque habrían transcurrido menos de cuatro meses desde el positivo registrado el 16 de diciembre), Belgrado (del 18 al 24) y Madrid (del 1 al 8 de mayo, puede entrar en España acogiéndose a dos supuestos: uno, porque es residente en Mónaco y otro, porque es deportista profesional), pero no en el Foro Itálico de Roma (del 8 al 15).

Alessio D’Amato, el consejero de Sanidad de la Región del Lazio, argumentó este martes: “Si todos hubiéramos razonado como Djokovic tendríamos muertos en las calles. Solo gracias a las vacunas podemos mirar al futuro con confianza, y las decisiones individuales deben coincidir siempre con el interés general”, informa Daniel Verdú.

Desde una perspectiva más profunda, el horizonte es todavía más oscuro para el serbio, ya que su decisión de no vacunarse le impedirá jugar en Roland Garros (del 22 de mayo al 5 de junio) y el US Open (fecha sin especificar, pero a finales de agosto). Es decir, ahora mismo el único gran trofeo al que podría optar sería el de Wimbledon (del 27 de junio al 10 de julio).

“Principios” antes que trofeos

El de Belgrado, ganador de 86 títulos como profesional y en posesión del récord de semanas (360) como número uno, así como plusmarquista (37, por los 36 de Nadal) en los Masters 1000, dice confiar en que las normas de algunos torneos cambien en el futuro y pueda así “jugar muchos más años” en el circuito. “Los principios de las decisiones que tomo sobre mi cuerpo son más importantes que cualquier título o cualquier cuestión”, justifica. “Intento estar acorde con mi cuerpo. Siempre he estudiado el bienestar, la salud, la nutrición…”, defiende Djokovic, que asegura que gracias a ello ha logrado ser el deportista que es hoy. La dieta (es vegetariano), la meditación (sigue en Marbella las directrices del gurú Pepe Imaz) y el descanso, dice el tenista, han sido claves en su carrera.

“Tengo mi mente abierta”, comenta sobre la posibilidad de ser vacunado en el futuro, “porque todos intentamos encontrar una solución colectiva para terminar con el coronavirus”, concede. “Nunca estuve en contra de las vacunaciones. Entiendo que globalmente, todo el mundo intenta esforzarse para manejar el virus y ver si, afortunadamente, este termina”, añade Djokovic, que desde su expulsión de Melbourne ha permanecido en Belgrado y la semana pasada ya adelantó, tras un encuentro con el primer ministro de su país, Aleksandar Vukic, que en un plazo de siete o diez días ofrecería una explicación sobre lo sucedido. Entre otras cosas, sobre las irregularidades que se detectaron en el formulario de acceso a Australia.

“No se hicieron a propósito”, esgrime. De hecho, asegura, no fue deportado “por no estar vacunado, o por un error en el visado, todo ello fue aprobado por la Corte General de Australia”. El motivo último de su expulsión, dice, “fue que el ministro de Inmigración [Alex Hawke] utilizó sus poderes para cancelar una visa basándose en la percepción de que yo podría crear un sentimiento antivacunas en el país o en Melbourne, algo en lo que estoy completamente en desacuerdo”.

En su momento, Djokovic alegó que contaba con una exención médica para acceder a Melbourne. Sin embargo, Hawke canceló su visado bajo el argumento de que podía azuzar el movimiento antivacunas. “El aplicante (Djokovic) pudo vacunarse mucho antes de conocer su contagio, a mediados de diciembre [el día 16, según el tenista]. El hecho de no haberlo hecho refleja su voluntad de forma evidente. Por ello, el ministro considera que su permanencia en Australia puede motivar a otros a querer seguir su ejemplo, circunstancia que supondría un claro riesgo para la sociedad”, expuso Stephen Lloyd, el representante gubernamental en la vista que terminó con la expulsión definitiva del tenista. Durante la breve estancia en el país, Nole estuvo acompañado por su equipo y llegó a entrenarse varias veces en las instalaciones de Melbourne Park, pero tanto a su llegada como a la salida tuvo que permanecer en un hotel que alberga a refugiados.

Lloyd también se refirió a la entrevista concedida por el serbio al diario francés L´Equipe, el 18 de diciembre en Belgrado, el día después de haber recibido el resultado de la prueba PCR que confirmó su contagio. “A pesar de ser consciente de haber dado positivo siguió adelante con el compromiso, e incluso se quitó la mascarilla en el momento en que se hizo la foto”, añadió Lloyd. Además de esa circunstancia, Djokovic mintió en su declaración de entrada en Australia: respondió que “no” a la pregunta de si había viajado en los 14 días anteriores a su llegada, el miércoles 5 de enero, cuando en verdad había estado tanto en Belgrado como en Marbella, donde posee una vivienda y suele prepararse en las instalaciones del hotel Puente Romano.

Fuente: El pais