Grupo REFORMA

Cd. de México (21 junio 2022).- Dos sacerdotes jesuitas fueron asesinados este lunes al interior de una iglesia de la comunidad de Cerocahui, en el Municipio chihuahuense de Urique, y sus cuerpos fueron sustraídos por sujetos armados.

El ataque y el robo de los cadáveres se atribuye al líder criminal José Noriel Portillo, “El Chueco”.

“Los jesuitas de México, con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J.”, informó la congregación jesuita en un comunicado.

“Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”, informó la Congregación Jesuita en un comunicado.

En conferencia desde Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que la ejecución ocurrió luego que un hombre perseguido por un sujeto armado se resguardó dentro del templo, pero el victimario lo atacó al igual que a los dos sacerdotes que se encontraban en el lugar.

“La información que tenemos hasta ahora hasta las 5 de la mañana es que entraron a la iglesia de Urique, persiguiendo a una persona, lo asesinaron, salieron los sacerdotes y al parecer ellos también fueron asesinados.

“Urique está en la sierra de Chihuahua, de Creel hacia adelante, por Témoris, es una zona de presencia de crimen organizado, parece que ya se tiene información de los responsables”.

“Exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos”

Congregación Jesuita

“Parece que ya se tiene información de los responsables”

Andrés Manuel López Obrador

Presidente de México

“Dos religiosos se convirtieron en víctimas circunstanciales”

Gobierno del Estado de Chihuahua

El Gobierno del Estado de Chihuahua señaló que los dos religiosos fueron víctimas “circunstanciales”.

La Congregación Jesuita demandó que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui.

Aseguró que hechos como estos no son aislados, pues la Sierra Tarahumara enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas.

“Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”.

“Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales”.

La Gobernadora María Eugenia Campos aseguró que se realizan acciones de seguridad en la zona de la Sierra Tarahumara luego del crimen.

“Lamento y condeno los hechos ocurridos en Cerocahui, en el que perdieron la vida los sacerdotes Jesuitas, Javier Campos y Joaquín Mora”, tuiteó.

“Personalmente atendí los protocolos de seguridad y coordinación entre las corporaciones de seguridad para garantizar la protección de los religiosos que se encuentran en la zona. Me comuniqué con los sacerdotes y autoridades para dar seguimiento puntual de las acciones a seguir”, agregó.