Un grave kinsulto a los gobiernos de nuestros socios comerciales, tanto los Estados Unidos como de Canadá, propinó López Obrador desde su show cómico musical “La Mañanera”, cuando al referirse al a anuncio del gobierno americano ( y anteriormente el canadiense) qjue que iniciarían consultas por violaciones al T-MEC, por el tema energético, por parte de nuestras autoridades.

Dice Manuel Andrés López Obrador que no va a pasar nada y, en lugar de dar una respuesta lógica, arremetió ordenando que en su conferencia de prensa pusieran un video de Chico Che y la Crisis cantando “Uy qué miedo, mira como estoy temblando”. Qué pena que el presidente del Estado mexicano se exprese de esta manera de una propuesta seria de nuestros socios comerciales, a la cual tienen todo su derecho en los términos del tratado internacional, además de que lo hacen con el propósito de evitar un conflicto serio y de mayores repercusiones. López olvida que, por disposición constitucional, los tratados internacionales tienen la misma jerarquía que la Carta Magna, así lo dispone el artículo 133 constitucional al señalar que son “Ley Suprema”. Si Estados Unidos y Canadá insisten en llevar el diferendo por las reformas energéticas instrumentadas por López a instancias judiciales, posiblemente vendrán graves sanciones económicas para el país. 

Esto, pues las contrarreformas energéticas cambiaron las reglas de generación de energía eléctrica, sin respetar la seguridad jurídica, con grave perjuicio para inversionistas de todo el mundo que habían invertido en nuestro país cantidades considerables bajo las reglas de la reforma eléctrica impulsada por Peña Nieto. “Huuuuuuuuuuy qué miedo”, pero para todos los productores del país cuyas empresas dependen de la estabilidad de los acuerdos comerciales internacionales y particularmente de Norteamérica, cuyas operaciones supeditadas a la certeza de los aranceles a cubrir. Todo, porque la Cuatro Té quiere absorber la enorme pérdida económica que genera la operación de la Comisión Federal de Electricidad, a costa de estos inversionistas y de las empresas mexicanas, quienes verán un incremento descomunal en la tarifa comercial. El afán nacionalista del presidente puede ser mucho más caro que una simple mofa matutina. El horno no está para bollos. Además de lo anterior, López insiste en que en México sí hay seguridad jurídica, pero para muestra basta un botón, simplemente ver como pisotean la Ley de Amparo, la cual por cierto es una ley que emana de la constitución, pretendiendo evadir a toda costa los amparos que grupos de ambientalistas han interpuesto contra pésimo trazo del Tren Maya y que, para evitar las suspensiones otorgadas en estos juicios, esta semana fue declarado de seguridad nacional el proyecto de ese tren. 

Y todavía crear una investigación al Juez Juan Pablo Gómez Fierro por actos de corrupciòn al valorar documentaciòn falsa, y que según Lòpez dio sustento para evitar que pagara una multa de diez mil millones de pesos la promovente Iberdrola en el juicio de garantías que otorgò el Amparo. Que compromete la independencia judicial, debilitando los cimientos de la Constitución, su ley reglamentaria y demàs normas como la Ley de Amparo. Lo que procede es inconformarse con el Recurso de Revisiòn contra la sentencia que concedió la Suspensiòn definitiva, màs es atentatorio a su facultades del juez, que no debe ser amenazado, y menos procesado por el ejercicio debido de sus funciones, o sea, Lòpez actùa con arbitrariedad y es un desconocedor de las leyes por no ser abogado y ademàs no le interesa escuchar a sus asesores legales, lo que desea es que sea haga su voluntad a costa de lo que sea, pisoteando dignidad humana y leyes, que siempre ha sido su proceder, ya lo dijo “no me vengan que la ley, es la ley”. Recordar que en el 2005 con el desafuero en el gobierno de Fox se victimizó, para no cumplir con otra sentencia de Amparo.

Lo único bueno de esto es que tarde o temprano la Suprema Corte de Justicia de la Nación tendrá que resolver el alcance del término “seguridad nacional”, ya que no concebimos que la construcción de un tren turístico esté conceptualizado en dicho término. Espero que la SCJN, en forma unánime, apoye las medidas que dictará el juez de distrito, cuyas suspensiones en el amparo fueron violadas flagrantemente al continuar las obras, lo que quebranta en ambos actos el estado de derecho, y lo que la “seguridad nacional” no modifica ni deja sin efecto las suspensiones de los juicios de Amparo ordenadas. Lo que sigue es promover un Incidente de violaciòn a la suspensiòn. Y también iniciar la acción penal por el delito de que comete el presidente, quie alcanza hasta los 9 años de prisión, por no estar cumplirse en sus extremos La Ley de Seguridad Nacional que señala las acciones, en su artìculo 3º. Enfatizo, el pretexto de “seguridad nacional” no encaja y si en contrario el Incidente y la acción penal. 

En la historia reciente de México ningún presidente, con todo y sus facultades meta- constitucionales, habían violado tanto y con tal desparpajo el marco legal como ahora lo hace el inquilno del palacio nacional para delinquir ha invocado la seguridad nacional como su nuevo modus operandi.

Jugadas de la Vida.

Serìa interesante aplicar en México la canción “¿Quien pompó?” al gobierno obradorista en relación a la fábrica de chocolates y cetvecería de los hermanos López Beltràm, hijos del presidente López Obrador.

Twitter: @ldojuanmanuel