Autor: / miércoles, 27 de julio, 2022 12:52 pm

El general que le dijo “sí, pero démelo por escrito” a Fox por la situación en Oaxaca en el 2006

General de cuatro estrellas Vega García

Parte de Novedades…

Héctor Torres Maubert

“Los asuntos militares deben ser tratados por militares y que los ejércitos se han quedado marginados, por lo que los militares deben estar enterados de lo que pasa en el mundo” General de cuatro estrellas Clemente Vega García.

Perdió su última batalla, murió el General Gerardo Clemente Vega García, fue secretario de la Defensa Nacional con Vicente Fox, en los años 2000 al 2006, en 2017 le fue diagnosticado Alzeheimer, padecimiento que al final lo venció. Limitó sus capacidades del militar, de un general de cuatro estrellas. Ya no asistía a ninguna reunión y evento que organizaba la dependencia (SEDENA) que estuvo bajo su mando, ya no volvió a ver a sus compañeros de armas. Murió sin memoria en el hospital regional militar de Mérida Yucatán, lo que fue su último suelo militar que piso.

El general Gerardo Clemente Vega García fue titular de la Defensa Nacional durante el sexenio del presidente Vicente Fox, quien lo eligió contra las reglas siempre vigentes, ya que era el general con menos experiencia y menor ascendiente entre sus pares. En esta elección participaron los tristemente conocidos como head hunters que contrato el mandatario panista. Fue comandante de la 34 zona militar en Quintana Roo. También encabezó el Colegio de Defensa donde se habría relacionado con Adolfo Aguilar Zinzer, uno de sus patrocinadores políticos. Su carrera fue mayoritariamente administrativa y académica. Autor de documentos y una obra clásica sobre la Seguridad Nacional. Concepto, organización y método que hasta la fecha sigue vigente en las instituciones militares de educación. Creo nuevas zonas militares y organizo al ejército mexicano, donde se le dio mayor impulso a la preparación de este en educación, profesionalización y adiestramiento de primer nivel, conformo una fuerza armada mas preparada militarmente. 

Quienes lo trataron decían que era de carácter recio, intransigente, intelectualmente agudo y política e institucionalmente correcto al grado, incluso, de confrontar al comandante Supremo de las Fuerzas Armadas cuando recibió la orden verbal de retirar por la fuerza el plantón que Andrés Manuel López Obrador, candidato perdedor a la presidencia, organizó para ocupar un tramo de Paseo de la Reforma en protesta por el fraude en su contra. Y de tranquilizar Oaxaca por la situación que se vivía en el 2006 por el Conflicto magisterial, con los maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, y que al mismo movimiento magisterial se sumaron diversas organizaciones sociales, políticas y populares que en conjunto formaron la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca) cuyo objetivo primordial fue la destitución del gobernador Ulises Ruiz Ortiz. La APPO encabezo marchas, hicieron barricadas, tomaron varias oficinas de gobierno, vehículos oficiales propiedad del gobierno del estado, estaciones de radio estatales y privadas e incluso tomaron temporalmente carreteras estatales. Oaxaca era un estado de sitio, una ciudad en guerra. Así como el EPR (Ejército Popular Revolucionario), que operaba en la Sierra Sur del estado y cuyos miembros operaban también en el movimiento. La única presencia del ejército en ese momento era la 3 Brigada de Policía Militar que disfrazada de Policía Federal se enfrentaba a piedras, palos, resorteras y gas lacrimógeno a las huestes de la APPO, encabezadas en segundo plano por Flavio Sosa. Los  miembros de dicha brigada eran alojadas en algunos edificios públicos de la capital oaxaqueña sobre todo en el centro histórico y en las instalaciones de la VIII Región y 28 Zona Militares. Así como la sección de Inteligencia de la mencionada Región Militar. que se infiltraban entre ciertos grupos sociales que formaban parte del movimiento de los maestros y de la APPO. Pero no había ninguna y no hubo alguna indicación del general secretario para intervenir militarmente.

El general Vega le contestó a Fox que, por supuesto, obedecería la orden, pero que se la diera por escrito porque se trataba de una operación riesgosa contra civiles desarmados y él no iba a asumir toda la responsabilidad de una acción que al final acabaría por exhibir a las fuerzas armadas como represoras. Fox se quedo callado, no dijo ni una palabra. El general se cuadro y con saludo militar, dio media vuelta y salio de la oficina presidencial.

El exsecretario de la Defensa Nacional nació el 28 de marzo de 1940 en la ciudad de Puebla. A los 17 años ingresó al Ejército, el primero de enero de 1957, egresando tres años después, el 1 de enero de 1960 cuando se graduó en el Heroico Colegio Militar como Subteniente de Infantería, y ya siendo jefe (coronel), fue comandante en dos ocasiones de batallón de esa misma arma.

Vega García realizó la Licenciatura en Administración Militar en la Escuela Superior de Guerra y la Maestría en Administración Militar para la Seguridad y Defensa Nacional, realizada durante su permanencia en el Colegio de Defensa Nacional.

En su larga trayectoria militar desempeñó numerosos cargos y actividades operarias entre ellos como agregado Militar y Aéreo Adjunto a la Embajada de México en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS, hoy Rusia), también fue jefe del Estado Mayor de la 19/a. Zona Militar con Plaza en Tuxpan, Veracruz; subdirector del Colegio de Defensa Nacional con Plaza en la Ciudad de México, así como Director del Colegio de Defensa Nacional también localizado en la capital del país. Y fue director general de Educación Militar y Rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea; así como comandante de la I Región Militar con Plaza en la Ciudad de México.

El general fue un hombre de silencio. Cuando se le hacían entrevistas de prensa siempre advertía a los reporteros que sólo contestaria tres preguntas. Sin embargo, cuando se trataba de asuntos relacionados con militares involucrados con el narcotráfico sus respuestas eran contundentes y firmes o en respuesta a una alguna pregunta incomoda, respondía “así me lo ordenó el presidente”, enseguida, decía en voz afable, pero firme, que era el hombre mejor informado de México. «Yo estoy enterado de lo que pasa en lo alto del más recóndito cerro», enfatizaba.

Después de que Vicente Fox resultó electo presidente, la prensa comenzó a hablar de los generales que aspiraban ocupar la secretaría de la Defensa Nacional. De acuerdo con el escalafón de los generales de división, en primer lugar, se encontraba Rodolfo Reta Trigos, quien aparecía por tercera vez en la contienda, general cuyos ascensos fueron polémicos ya que en menos de seis años paso de ser teniente coronel a General Brigadier, por lo regular son 12 años. Estuvo al frente de la dirección de la Fabricas de la SEDENA y fue comandante de la 28 zona militar con sede en Oaxaca. Le seguía José Ángel García Elizalde, también alguna vez mencionado para el cargo y en ese momento estaba al frente de la Dirección de Personal. Después Mario Renán Castillo Fernández, comandante del 18 batallón de infantería cuando este se encontraba en Ixcotel Oaxaca todavía, el primer Boina verde del ejército mexicano, y comandante de la VII Región Militar, con sede en Tuxtla Gutiérrez Chiapas, en cuyos hombros recayó la pacificación y control del conflicto zapatista. Aparecía también Delfino Mario Palmerin Cordero, entonces al frente del 1 Cuerpo de Ejército, consentido de Diodoro Carrasco Altamirano cuando era gobernador de Oaxaca y el general comandante de la VIII Región Militar en Ixcotel Oaxaca, quien también comando la Brigada de Paracaidistas, así como José Domingo Ramírez Garrido Abreu, quien había estado al frente de la XII Región Militar con sede en Irapuato, Guanajuato, cuando Fox fue gobernador de ese estado.

No fue sino hasta unos días de la toma de posesión cuando se supo que el general Gerardo Clemente Ricardo Vega García, que ocupaba el lugar 21 del escalafón militar y quien apenas el 20 de noviembre de 1999 había ascendido a divisionario, entraba a la pelea de ser el nuevo secretario de la defensa.

Pero las políticas de Fox, en cuanto a la selección de secretarios de la Defensa, ya habían dado paso a lo que jamás había ocurrido en los altos mandos del ejército, o al menos lo que no se llegaba a conocer. Se formaron grupos dentro y fuera, de los militares en activo y de los militares retirados. Desde luego con el secretario saliente, el general de cuatro estrellas Enrique Cervantes Aguirre, quien movió sus piezas para tratar de dejar su cargo a uno de sus incondicionales, el general Juan Heriberto Salinas Altés, conocido como el “Diablo”, quien había sido su jefe de Estado Mayor y director del Colegio Militar. Incluso, Cervantes Aguirre contempló la posibilidad de que el general Rafael Macedo de la Concha, quien durante su administración había sido procurador general de Justicia Militar, fuera el elegido.

Los retirados, intentaron lanzar, al general Miguel Ángel Godínez Bravo, quien fuera jefe del Estado Mayor Presidencial en gobierno de José López Portillo y comandante de la VII Región Militar, con sede en Tuxtla Gutiérrez Chiapas, precisamente durante el levantamiento armado del EZLN.

Pero la noche del 31 de noviembre de 2000, quien tomó posesión como secretario de la Defensa Nacional fue el general Gerardo Clemente Vega García. Un general de cuatro estrellas que rompió relación con Vicente Fox, sin faltar al respeto y lealtad a la figura presidencial y al pueblo de México.  

Imágen destacada
Ninguno archivo selec.Selecciona un archivo…
Optimizar? (desactiva antes de subir si NO deseas que la foto se optimize en tamaño y calidad)
Medio
NSS Oaxaca
InfoEnergia
InfoSur
Publicar en twitter

NSS Oaxaca
InfoEnergia
InfoSur
Copyright © 2021 Making Post Made with by Making2.3.0
AM
Aristegui Noticias

Imágen destacada

 

Medio




AM
Aristegui Noticias