EL PAÍS

KARINA SUÁREZ

Después de más de dos años de pandemia, la vacuna mexicana contra la covid-19 está cada vez más cerca de ser una realidad. La directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla, ha informado este martes en Palacio Nacional que este mes comenzará la tercera y última fase de ensayos clínicos rumbo a la aprobación para el uso de emergencia del ansiado biológico mexicano contra el virus del SARS-CoV-2. “Se han pasado las fases preclínicas en animales con éxito, la fase uno en personas y hemos y concluido la fase dos que demuestra que Patria que puede utilizarse como refuerzo y tiene capacidad protectora”, ha declarado la funcionaria federal.

De acuerdo con el cronograma del máximo órgano de la ciencia en México, el inicio del registro comenzará el próximo 29 de agosto en la página www.patria.conacyt.mx y los análisis se desarrollarán de septiembre a diciembre de este año. En esta tercera fase se convocarán a 3.860 personas.

Los interesados en participar en estos últimos ensayos clínicos deben vivir en Ciudad de México, Michoacán o Oaxaca, ser mayores de edad, comprobar que han pasado cuatro meses desde la última aplicación de su última dosis de vacunación y cuenta con al menos una dos de algún biológico contra la covid-19. Además, la persona interesada debe acreditar que no presentó efectos graves con otras vacunas, que no tiene infecciones respiratorias activas o con enfermedades crónicas sin atender, ni está embarazada o en lactancia.

Patria será un biológico contra el virus SARS-CoV-2 de aplicación intramuscular e intranasal que ha requerido un desembolso de 150 millones de pesos por parte del Gobierno federal. La vacuna, desarrollada por el laboratorio privado Avimex, utiliza la tecnología proveniente de la Escuela de Medicina Icahn en Monte Sinaí (Nueva York) y la proteína HexaPro de la Universidad de Texas, en Austin. Sin embargo, Encontrar a los candidatos idóneos para realizar los ensayos clínicos ha sido una carrera cuesta arriba. Álvarez-Buylla admitió que fue todo un reto concluir la fase dos del biológico debido a que se desarrolló en plena ola de contagios de la variante de ómicron y ante el avance rápido del plan nacional de vacunación, dos factores que redujeron el número de posibles participantes.

La directora del Conacyt ya había declarado previamente que se habían tenido que rechazar a tres de cada cuatro voluntarios debido a que no cumplían con los niveles de anticuerpos requeridos. Antes de la llegada de la variante ómicron, el índice de rechazo era de un 50%, pero conforme se fueron dando avances en la vacunación, los niveles de rechazo subieron considerablemente, ya que es más difícil encontrar personas con ese nivel de anticuerpos cuando ya han recibido una dosis de alguna vacuna.

A la fecha, unas 94 millones de personas de todas las edades han recibido al menos una dosis del biológico contra el virus del coronavirus, lo que supone una cobertura del 80% en la población. Tras dos años de pandemia, con un registro acumulado de 6,8 millones de contagiados y más de 328.000 fallecidos a causa de la enfermedad, la vacuna Patria está a un paso de ser una alternativa de refuerzo para la población contra la covid-19.