Juan Martínez Ferra 

Oaxaca.- El Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) abrió ayer por unas horas, luego de casi dos años de un conflicto laboral, pero volvió a cerrar sus puertas.

Fue ayer por la tarde en que al menos 11 trabajadores despedidos arribaron al lugar, y con pancartas y lonas denunciaron la indiferencia e incumplimiento de la asociación civil, que encabeza José Luis Bustamante del Valle.

Indicaron que a casi dos años de haber sido despedidos, aún no han sido liquidados y les deben al menos 18 meses de sueldo a una docena de ex empleados.

Expusieron que el conflicto se dirime en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pero también ese organismo le ha dado vueltas a la situación y ha retrasado una resolución.

Por lo cual indicaron que mantendrán sus protestas e impedirán cualquier intento por reabrir el Museo de Arte, que se ubica en la segunda calle de Macedonio Alcalá, del centro histórico de la ciudad de oaxaca.