Lizbeth Mendoza Gómez nació el 18 de octubre de 1998, tenía 19 años, fue una niña siempre amada, la primera hija de Juana, su madre, quien la recuerda como una niña tranquila, amorosa, con su mirada le hacía sentir mucha calma, fue su primera hija.
En el año 2015 Liz contrajo matrimonio con quien era su novio y la persona en quien tenía toda su confianza, sus sueños de pareja y ganas de crecer juntos. De ese matrimonio nació su hijo, el pequeño era todo el mundo para Liz.
Al paso de los años, el comportamiento de Rubén Etzana Nava fue mostrándose violento, controlador, problemático, actitudes que laboralmente no le permitían estabilizarse.
El 7 de julio de 2018, la policía se presentó en casa de Juanita, mamá de Liz, le pedían que fuera por su nieto, de casi dos años, porque estaba llorando mucho y su hija no estaba, Rubén la había llevado a una clínica, según su versión los habían asaltado. La fiscalía del Estado de México acreditó la responsabilidad de Rubén Etzana Nava en el feminicidio de Lizbeth, el 28 de febrero de 2020 fue condenado a 70 años de prisión.
CARTA PARA MI FLAQUITA
Mi niña llega navidad y tú no estás ya hace 4 años que no estás y pensar que ya nunca estarás, la emoción de tu hijo porque llegará Santa es muy grande. Hace pocos días preguntaba ¿por qué no quiero poner el árbol?, no sé qué contestar, para mí nada es igual tú no estás y nunca será igual.
Recuerdo mucho cuando eran pequeñas tú y tu hermana jugaban a ser grandes se ponían mi vestidos y se pintaban, ¡ay mi niña! Quisiera regresar el tiempo para tenerte y decirte que me hacían muy feliz sus juegos, sus risas, llegaban navidades y planeábamos tantas cosas, poníamos el árbol y así crecieron cuando de repente te fuiste con Dios. Desde entonces ninguna Navidad es igual, se extrañan tus risas, tus cantos, tu forma tan loca de ver la vida ya nada es igual, ya no hay navidad feliz ya nunca escucharé “te amo mamá”.
Dios te bendiga aunque no estemos contigo, te amo, nunca más mi flaquita volveré a ser feliz ninguna Navidad volveré a sonreír, ya no estás mi pedacito de vida te fuiste, te llevaste toda mi alegría hasta el cielo solo mi niño que me dejaste es el único que me tiene de pie. Te amamos, tus hermanas, sobrina, tu hijo y yo.
Te deseamos feliz Navidad hasta el cielo mi niña, mi pequeña Liz. Mamá
diciembre 2022
Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.
 P.D. Cada uno de los textos expuestos en este espacio, son con autorización y acompañamiento de las víctimas. Porque solo somos la extensión de su grito de justicia.
@FridaGuerrera
@vocesDLAusencia