EL UNIVERSAL

En 2022, el terror fue un arma importante para los diferentes cárteles en México, el cual mostró diferentes rostros, desde comandos que atacaron comercios sin causa o amenazas a comerciantes, hasta abandonar cuerpos destazados o bloquear carreteras.

Lee también: Caen 17 involucrados en call center dedicado al fraude bancario en Valle de Anáhuac, Ecatepec

El consultor y especialista en seguridad David Saucedo Torres explicó a EL UNIVERSAL que son tres los principales motivos por los que los grupos del crimen organizado y cárteles han aumentado las prácticas terroristas en el país:

El primero, cambios en la estrategia de seguridad del gobierno federal, efectividad de los actos de narcoterrorismo y bajo costo y rapidez para realizar actos que infundan miedo.

La teoría política clásica define al terrorismo como aquellos actos violentos perpetrados en contra de la población por grupos armados que buscan influir en la opinión pública y confrontar a las autoridades, en búsqueda de objetivos políticos o ideológicos.

Su arma principal es el terror, mediante la realización de atentados sangrientos difundidos masivamente ante la opinión pública, aunque en América Latina se acuñó el término para designar a los hechos de alto impacto perpetrados por cárteles de la droga (masacres, magnicidios, coches bomba, incendios, etcétera) contra la población civil, para influir en las políticas gubernamentales de combate a la inseguridad.

Según Saucedo, lo más probable es que los siguientes actos de narcoterrorismo que veamos en México estarán relacionados con el intento de los grupos del narco para evitar la extradición de sus líderes a Estados Unidos.

Escala violencia

En Guanajuato, la violencia escaló a niveles de terrorismo con la producción de ataques con artefactos explosivos, incendios en tiendas de conveniencia y farmacias, así como bloqueos con vehículos ardiendo, pero además se duplicaron las extorsiones a comerciantes y prestadores de servicios, sobre todo en Celaya, Salamanca e Irapuato.

Entre los peores casos que se presentaron en el estado, el 28 de junio una bomba operada a control remoto explotó dentro de una vivienda cuando policías ministeriales investigaban el hallazgo de un cuerpo desmembrado en la casa, ubicada en la colonia Emiliano Zapata II, en Irapuato.

En tres meses, entre el 9 de agosto y el 9 de noviembre, incendiaron 29 tiendas Oxxo, cuatro Farmacias Guadalajara, una gasolinería Shell, una tienda Ryse, un Súper Max, una farmacia del ISSEG y cerca de 30 vehículos que con violencia quitaron a los conductores y usaron para bloquear avenidas y carreteras. Tres personas murieron en esos contextos, y dos operadores de transporte de carga y una turista fueron alcanzados por una bala.

Mayra Legaspi, directora del Observatorio Ciudadano de León, explicó que las extorsiones se duplicaron de enero a octubre de 2022, con 412 casos denunciados contra 209 en el mismo periodo del año anterior, en donde Silao y Celaya se encuentran entre las ciudades con más carpetas de investigación abiertas.

El “jueves negro”

El 11 de agosto fue catalogado por los habitantes de Ciudad Juárez, Chihuahua, como el “jueves negro”, por la serie de ataques que dejaron un total de 11 personas sin vida.

Todo comenzó después del mediodía, cuando se reportó un motín en el Centro de Reinserción Social (Cereso) número 3, el cual dejó dos reos muertos. Luego, por toda la ciudad hubo una serie de ataques en tiendas de conveniencia, dejando sin vida a nueve personas, víctimas circunstanciales de los hechos.

Entre las personas fallecidas estuvieron dos mujeres que laboraban en una tienda Oxxo, además de cuatro empleados de la empresa Mega Radio que hacían una dinámica con su auditorio.

Comerciantes asolados

Las organizaciones criminales en Guerrero tienen un método infalible para que la extorsión que ejercen sea exitosa: la violencia. Si algún empresario o comerciante se niega lo asesinan o le atacan a tiros su negocio o de plano se lo incendian.

Durante este año, organizaciones criminales provocaron que territorios completos se quedaran sin productos como el pollo, la tortilla o sin servicios. El delito de la extorsión se amplió sin límites en estos 12 meses.

A mitad del año, Chilpancingo por varios días se quedó sin pollo. La mayoría de las pollerías cerraron. En el mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, el principal centro de abasto de la capital, los 38 locales bajaron sus cortinas.

En Zihuatanejo, en la Costa Grande de Guerrero, todo el año los empresarios y comerciantes estuvieron bajo el yugo de la extorsión y casi nadie se salvó. El último sector fueron los tortilleros: en menos de 15 días dos establecimientos fueron atacados, uno lo incendiaron y el otro fue baleado, donde una de las empleadas resultó herida de bala.

La cascada de extorsión en Zihuatanejo de hecho comenzó con las tortillerías. En junio unas 50 de ellas cerraron durante tres días debido a que recibieron amenazas de muerte por parte de un grupo delictivo que les exigía una cuota.

Después se suspendió el transporte público por el mismo motivo: los criminales incendiaron unidades y después asesinaron a por lo menos tres choferes. Luego cerraron una casa de venta de materiales para la construcción. Le siguió el cierre de las 23 tiendas Oxxo en Zihuatanejo y el municipio vecino Petatlán.

Lee también: 2022: El año que se tiñó de rojo: más de 400 masacres en México

Infunden miedo

En Zacatecas, la pugna por el territorio se ha recrudecido entre los cárteles De Sinaloa y Jalisco Nueva Generación que ha derivado en hechos de extrema violencia.

Uno de los primeros hechos para infundir miedo y desafiar a la autoridad fue la madrugada del 6 de enero, cuando fue colocada una camioneta con 10 cuerpos sobre la explanada de la Plaza de Armas, al lado del árbol de Navidad y frente a Palacio de Gobierno.

Un mes después, en calles de la comunidad Pardillo III, municipio de Fresnillo, fueron tirados 10 cuerpos envueltos en cobijas y sellados con cinta canela.

Ese mismo día, las autoridades encontraron otros seis cuerpos suspendidos sobre los barandales de lo que parecía ser la entrada de una bodega, en el municipio de Pánfilo Natera.

Este tipo de hechos se repitieron en varias ocasiones, como el 16 de mayo, cuando criminales esparcieron cuerpos desmembrados en bolsas negras y hieleras sobre las calles de la colonia Gustavo Díaz Ordaz, cercana a la zona centro de la capital. En una de las hieleras había un narcomensaje que alertaba: “el terror está por comenzar”. El 27 de octubre fue difundido un video en el que se ve a un perro andando con una cabeza humana ensangrentada en su hocico, la cual fue recuperada 11 horas después.