Redacción 

Oaxaca.- En conferencia de prensa en la capital, familiares de Abigail Hay Urrutia, junto con el equipo jurídico de Consorcio Oaxaca, que a partir de ahora asume el acompañamiento del caso, denunciaron que a cinco meses de la ilegal detención y muerte de la joven mujer, el funcionariado implicado se encuentra en libertad y ejerciendo sus funciones como servidores públicos, no obstante que algunas personas cuentan con auto de vinculación a proceso en Salina Cruz, Oaxaca. 

La co-directora de Consorcio Oaxaca, Yésica Sánchez Maya, recriminó la clara omisión en la actuación que las autoridades intervinientes en el caso adoptaron en el ejercicio de sus funciones, estando Abigail Hay Urrutia a su disposición en calidad de arrestada y bajo su resguardo en la cárcel municipal, toda vez que ella fue encontrada sin vida bajo circunstancias aún no esclarecidas.

 

“Es evidente la falta de perspectiva de género con que actuaron las autoridades de Salina Cruz Oaxaca, al haber detenido injustificadamente a la joven mujer el 19 de agosto del 2022 a petición de su agresorpermanente”, señaló, acompañada también de la Diputada Concepción Rueda Gómez, quien también estuvo presente en la conferencia y ha acompañado a la familia Hay Urrutia. 

 

La defensora calificó como “grave” la responsabilidad debido a que no se tomó con seriedad ni se actúo con la debida diligencia, para garantizar la vida de Abigail. Sobre todo, teniendo en cuenta que tiempo atrás, el 11 de enero del 2021, Abigail Hay Urrutia había denunciado penalmente ante el Ministerio Público los hechos de violencia de que había sido víctima por parte de su pareja K.N.E.H., sin embargo, no hubo acción que salvaguardara su seguridad.

 

“La lógica misógina y patriarcal de la Policía Municipal quedó evidenciada cuando de manera inmediata procedieron a su detención cuando su agresor solicitó intervención de la Policía el 19 de agosto del 2022; es pública la manera en que operó la Policía Municipal, el abuso policiaco y de poder para someterla, dejando en libertad al agresor”, abundó Sánchez Maya al recriminar que no es posible que la vida de una mujer carezca de importancia. 

 

En ese contexto, José Luis Hay y Margarita Hay Urrutia, padre y hermana de Abigail, exigieron al Estado y a las autoridades que procedan de inmediato en contra de las y los implicados en las acciones y omisiones que acabaron con la vida de Abigail, pues recientemente liberaron a las dos únicas personas que estaban detenidas. 

 

José Luis Hay, padre de Abigail, expresó: “que lo oigan todos, fuerte y lejos, que lo oiga el mundo: llegaron a la Policía, la encerraron, le entregaron el carro a él y él no se quedó a defender a mi hija, ni investigó lo que estaba pasando.

 

Abundo: “porque a mi hija la mataron, mi hija no se suicidó, que lo oigan bien, que entiendan, mi hija era delgadita, frágil; la tenía una mujer que tiene unos brazos muy fuertes, la agarró, le pasó la mano por la garganta y mi hija suplicaba que la soltaran, ¿por qué no la soltaron?”.